Sementera 2019. ¿Disco o reja?

“Que la siembra directa está muy consolidada en muchas zonas de España” es un hecho. Y que casi con todos los agricultores con los que hablamos y practican esta técnica de siembran están contentos con los resultados es también un hecho. Por tanto, lo que no entendemos es por qué no está completamente consolidada en todas las zonas… puede que la clave de esto sea que no todas las zonas tienen las mismas características de terreno, climatología, etc. o incluso la cultura de los agricultores frente el cambio, ya que es necesario tener una mentalidad abierta y estar dispuestos al cambio. Algunos agricultores se quedan a mitad de camino y hacen mínimo laboreo, que también puede ser una solución buena.
Como ya hemos dicho en varios artículos dedicados a la sementera, en nuestra zona nadie practica la siembra directa, por lo que nos hemos ido a hablar con nuestro amigo Fernando (de Medina de Rioseco – Valladolid) y Daniel (de Barchín del Hoyo – Cuenca). Nuestros dos amigos son grandes agricultores, con explotaciones amplias de cientos de hectáreas en cultivos extensivos que practican siembra directa desde hace varios años. La conclusión que sacan es que los resultados son muy similares a los de la siembra tradicional y los costes son bastante menores, sobre todo costes en maquinaria agrícola y tiempo ya que los trabajos de preparación de suelo se eliminan y las tareas se limitan a sembrado, abonado y pulverización.
Uno de los dilemas para el agricultor que quiere hacer siembra directa es la elección de la sembradora y por tanto si es una sembradora de discos o de rejas… que a su vez es una pieza clave en esta técnica de siembra. Fernando trabaja con una sembradora Gil de discos y una sembradora Solá de rejas. En su terreno, la sembradora de discos trabaja mucho mejor ya que hace una conservación perfecta de la capa superficial de la tierra donde se deja la semilla (el disco abre el terreno, deposita la semilla y se cierra… una operación similar a la realizada por un bisturí). Fernando observa que la sembradora de rejas rompe más el terreno y en sus parcelas la semilla tarda más en germinar. Otra de las ventajas que las sembradoras de siembra directa con discos tiene es que se puede utilizar menos dosis de semilla ya que la nacencia es mucho más optima al llevar, en el tren de siembra, las ruedas que van aprentando la tierra y la semilla. Esta acción garantiza la mínima pérdida de semilla. Además de eso, al ir cada cuerpo o surco independiente, la profundidad de la semilla es muy pareja en todos los surcos, regulando dicha profundidad de forma muy sencilla. Por contra, al mantener la capa vegetal y no hacer nada de alzado de rastrojos, los topillos campan a sus anchas y en algunas zonas el problema se está convirtiendo en algo muy serio.
Por otro lado, Daniel nos comenta que para él la sembradora de rejas es la ideal, ya que suelen tener mucho terreno arcilloso y cuando se siembra, si está húmedo, el disco no trabaja bien. Otro problema que tienen es que cuando la paja (que es picada por la cosechadora e incorporada como materia orgánica a la tierra) no se ha descompuesto bien y está húmeda, el disco en muchas ocasiones no es capaz de clavar en la tierra y la semilla se queda demasiado superficial. No es necesario comentar que para terrenos con mucha piedra, la reja trabaja mucho mejor al penetrar mejor entre las piedras que el disco. Otra factor a tener en cuenta es el mantenimiento de la sembradora. Las de discos llevan mucho más mantenimiento que la de rejas ya que los desgastes son mayores pasados unos años de trabajo.
Como os decíamos, los costes suelen ser menores ya que las tareas de preparación de suelo se eliminan por completo. Es cierto que el uso de herbicidas para controlar las malas hierbas aumenta, por lo que hay que tener un control de su uso para no aumentar los gastos y la contaminación. Daniel hace un tratamiento con herbicida justo antes de sembrar para así eliminar las pocas malas hierbas que han podido nacer con las lluvias de otoño. Si no llueve, la recomendación es esperar las lluvias o sembrar lo más tarde posible para poder hacer una purga de malas hierbas antes de la sementera.

English version.

Sembrando titarros en siembra directa

Con esta entrada terminamos con la época de sementera a la que le hemos dedicado las dos entradas anteriores del blog. En esta ocasión nos centraremos en la siembra directa (recordad que hemos hablado de la preparación de la cama de siembra y de las diferentes técnicas de siembra). Nuestro amigo José Vicente nos vuelve a enviar unas fantásticas fotos de sus trabajos de siembra directa de titarros con la sembradora Solá SD1504.
Según nos comenta, en la finca hacen siembra tradicional para los cultivos que van a cosechar para grano y siembra directa para los cultivos de forraje y ensilado. En este sentido los cultivos que normalmente tienen con siembra directa son los titarros y cebada. El rendimiento es mayor con siembra tradicional aunque para ensilados y forrajes la siembra directa tiene bastantes ventajas. Al ser estos cultivos para forraje, no les importa mucho que puedan tener más malas hierbas que cuando cosechan para grano, por lo que alcanzan un ahorro considerable al reducir las tareas de arado y los tratamientos fitosanitarios (necesarios para mantener limpio el cultivo durante el año). En la finca, hay una gran explotación caprina que alimentan en gran parte con el ensilado y forraje obtenido de los cultivos en siembra directa.
En esta ocasión, José Vicente está sembrando titarros con una dosis de 150 kg/ha. La sembradora tiene un ancho de trabajo de 6 metros y una capacidad de tolva de 7.100 litros, por lo que esta tolva le permite sembrar 25 hectáreas de este cultivo sin recarga… casi una buena jornada de trabajo.

Días de sementera: directa, mínimo laboreo o tradicional. Y tú, ¿Qué prefieres?

Con la llegada del mes de Noviembre llega la sementera. Sin duda alguna, para nosotros es la época más bonita de la agricultura y sobre todo si hay un buen tempero. Este año gracias a las lluvias de otoño (ha llovido unos 90mm desde principios de septiembre) las tareas de siembra las estamos haciendo en condiciones ideales. El procedimiento es siempre el mismo: preparar el terreno, echar un buen abonado de fondo (por ejemplo, unos 200kg/ha del 8-24-8) y sembrar el cereal de invierno (con una dosis de unos 220 kg/ha de semilla). Esto no es tan estricto como puede parecer así contado. El agricultor sabe en que parcelas se necesita más o menos abonado o la dosis y variedad de semilla elegida. Lo ideal sería hacerlo mediante las herramientas que la Agricultura 4.0 nos ofrece (mapas de rendimiento, maquinaria “inteligente”,…), pero por desgracia todo eso aún está por llegar.
Hace unos días visitamos a nuestros amigos Francisco y Fernando (La Roda – Albacete) y nos comentaban que iban a empezar a hacer siembra directa. Nos decían que sus rendimientos son bastante bajos (entorno a 2.000 kg/ha) y con el precio de venta del cereal (entorno a 170 €/t de cebada), los insumos (abonos, tratamientos fitosanitarios, combustible, etc.),… tenían que controlar mucho los gastos para poder tener una producción rentable. Por este motivo, y después de ver algunas parcelas de siembra directa de sus vecinos, han decidido iniciarse en esta técnica de siembra. La duda que nos surge es si realmente el ahorro es tan considerable ya que han tenido que comprar una sembradora de siembra directa (suelen ser bastante más caras que para siembra tradicional) y tendrán que hacer tratamientos de glifosato en vez de pasar el cultivador o una grada rápida que sin duda son aperos de muy bajo consumo de diesel.
Como podéis ver en nuestras fotos, nosotros seguimos haciendo una agricultura tradicional ya que tenemos unos rendimientos aún bastante aceptables (una media de 3.000 kg/ha) y que realmente llevamos a cabo un mínimo laboreo ya que no trabajamos con vertedera o aperos similares que requieren de un gran consumo de gasoil. En nuestra zona el apero estrella es el cultivador y prácticamente solo se utiliza dicho apero. 
Desde luego, un dilema que no sabemos resolver. ¿Qué opináis vosotros?

Conceptos importantes antes de comenzar con la sementera

En esta ocasión no nos vamos a centrar en la maquinaria, en la dosis de siembra o la técnica de siembra que utilizamos… aunque también os mostramos fotos, como siempre, sobre esta fascinante tarea. Nos las envía nuestro amigo Kiko, de su nueva sembradora Solá Vesta 2813 de siembra directa. Sin embargo, nos centraremos en los conceptos que el agricultor tiene que conocer para poder hacer una buena planificación de cultivos y así poder cumplir con los requisitos que la PAC establece y por lo tanto no tener problemas a la hora de cobrar los Derechos de Pago Básico.
Para poder cobrar el Pago Verde (también llamado Greening), debes tener una correcta diversificación de cultivos. Según el tamaño de tu explotación, estas serán las distribuciones de cultivos que tienes que cumplir:
  • Si tu explotación agrícola tiene entre 10 y 30 hectáreas, es necesario que siembres 2 cultivos sin que el cultivo principal suponga más del 75% de dicha tierra de cultivo.
  • Si tu explotación tiene más de 30 hectáreas, necesitas sembrar 3 cultivos diferentes sin que el cultivo principal suponga más del 75% de dicha tierra de cultivo y los dos principales juntos no supongan más del 95% de la misma.

También es importante tener presente:
  • Las superficies cultivadas de agricultura ecológica, así como las de cultivos permanentes (viñedo, olivar, almendros…) cumplen directamente el pago verde.
  • El barbecho se considera un cultivo. Este puede estar varios años consecutivos en la misma parcela.
  • Si el año anterior una parcela está de barbecho, puedes sembrar cualquier cultivo en la campaña siguiente. Se recomienda cereal porque seguramente tendrá un buen rendimiento.
  • Si una parcela ha estado sembrada de algún cultivo fijador de nitrógeno (leguminosas, proteaginosas,…), en la siguiente campaña no puede estar de barbecho ni cualquier otro cultivo fijador de nitrógeno.
  • Los diferentes cereales (cebada, trigo, triticale, centeno,…) se consideran cultivos diferentes.
  • Se puede hacer resiembro de cereales, pero no de cultivos fijadores de nitrógeno.

Si practicas agricultura ecológica y tu explotación agrícola supera las 15 hectáreas, al menos el 5 % de la tierra de cultivo y de las superficies forestadas tienen que ser superficie de interés ecológico (SIE). Se considerarán superficies de interés ecológico:
  • Las tierras en barbecho (1ha SIE = 1 ha barbecho).
  • Las superficies dedicadas a los cultivos fijadores de nitrógeno (1ha SIE = 1,43 ha leguminosas).
  • Las superficies forestadas, durante el transcurso del correspondiente compromiso adquirido por el agricultor.

Respecto al cobro de las ayudas asociadas a los Cultivos Proteicos, hay que saber la siguiente información:
  • Los cultivos pueden ser:
  1. Proteaginosas: guisante, habas, haboncillos y altramuz dulce.
  2. Leguminosas grano: veza, yeros, algarrobas, titarros, atholva, alverja y alverjón.
  3. Leguminosas forrajeras: alfalfa (solo en superficies de secano), veza forrajera, esparceta y zulla.
  4. Oleaginosas: girasol, colza, soja y camelina.
  • Requisitos a cumplir:
  1. Alcanzar estado fenológico establecido: madurez lechosa (proteaginosas y leguminosas grano), floración (leguminosas forrajeras), cuajado del grano (oleaginosas).
  2. Consumo animal.
  3. Aportar prueba de venta (factura) o poseer código RECA.
  • Importe a percibir:
  1. Proteaginosas y Leguminosas: 60 €/ha.
  2. Oleaginosas: 40 €/ha (hasta 50 hectáreas por expediente).

Para los agricultores que producen legumbres ecológicas para consumo humano, tienen que saber:
  • Los cultivos serán garbanzo, lenteja o judía.
  • Ser producidas en el marco normativo de la Agricultura Ecológica.
  • El importe de la ayuda base será de 100 €/ha.

English version.


Vídeo:

Fotos: