Termoterapia para el ajo

Que la agricultura está en constante evolución es algo que todos vemos como normal hoy en día. En este sentido, el tema de tratamientos fitosanitarios para prevenir o curar enfermedades está a la orden del día con avances muy importantes para los agricultores. Cada vez es más normal gastar dinero en estos tratamientos para tener una semilla sana, hacer tratamientos de pre-emergencia para prevenir enfermedades o tratamientos para curar alguna enfermedad que se está desarrollando o se ha establecido en nuestros cultivos.
En esta ocasión hemos visitado una nueva empresa (Fuentymaj Garlic S.L.) que se ha instalado en nuestro pueblo (La Alberca de Záncara – Cuenca) para el tratamiento de semillas de ajos. Se dedican a realizar termoterapia para eliminar los nematodos de la semilla, tanto para ajos morado, ajo blanco y ajo spring (violeta y blanco). El tratamiento es muy novedoso y desde hace muy pocas campañas está dando unos resultados extraordinarios ya que el ajo se cría mucho más sano y la cosecha es considerablemente mejor al tener menos deformaciones y por tanto mucho menos destrío.
El tratamiento de termoterapia consiste en bañar los ajos en unas piscinas con agua a 45º junto con unos productos químicos. También existe la posibilidad de hacerlo para ajo ecológico, sustituyendo los productos químicos por un sistema de luz ultravioleta. La máquina que utilizan permite tratar 6 palots/h (unos 2.000kg/h). La máquina regula automáticamente la temperatura y saca los ajos una vez terminado el tratamiento. Después del tratamiento, los ajos pasan al secadero para que vuelvan a tener las mismas condiciones de humedad que antes del tratamiento. En el secadero están varias horas hasta que están completamente secos… disponen de dos secaderos con una capacidad total de 500 palots (unos 160.000 kg). El precio del tratamiento está entorno a 0.10 €/kg.
El tratamiento se realiza en verano, ya que la semilla tiene las condiciones óptimas para ser tratada. Una vez que esta comienza a germinar o las condiciones ambientales de humedad varían (en otoño), el tratamiento ya no se puede realizar. Desde aquí os invitamos a que visitéis las instalaciones para que Augusto, José Carlos o José Andrés os cuenten las bondades de este nuevo sistema en la eliminación de los famosos y dañinos nematodos.

English version.

Agro Icaro. Imágenes aéreas para la agricultura de precisión

Hace unas semanas, estuvimos haciendo unas pruebas con la empresa Agro Icaro. Esta empresa se dedica a agricultura de precisión, especialmente en imágenes aéreas, que junto con la toma de muestras de suelos y cultivos, pueden hacer un estudio preciso sobre el vigor de las plantas y por tanto hacer una recomendación de abonado o tratamientos fitosanitarios muy localizados.
El uso de imágenes aéreas en la agricultura se ha estado llevando a cabo desde la década de los 70, con imágenes por satélite primero, después con imágenes tomada desde aviones y desde hace poco mediante el uso de drones. La mejora en la rentabilidad de su uso ha venido por dos lados: uno por la inmediatez de los datos y otro el coste por hectárea de la imagen. No se puede estandarizar la toma de imágenes aéreas para todos los cultivos, porque no tiene nada que ver un olivo a un ajo, ni una vid a la cebada. Dependiendo de cada cultivo se tienen que tomar las imágenes a una determinada altura y realizar un procesado apropiado de imágenes.
El proceso de elaborar un mapa de vigor del cultivo tiene varios pasos:
  1. Planear el vuelo: tipo de cultivo, condiciones meteorológicas, prohibiciones,…
  2. Realizar el vuelo para hacer las fotos.
  3. Procesado por ordenador de todas las imágenes (es el trabajo más costoso ya que conlleva varias horas).
La prueba que hicieron consistió en sobrevolar aproximadamente unas 60 hectáreas de varios cultivos (cereales, ajos, alverjón y guisantes) a 120 metros de altura tomando  fotografías con dos tipos de cámaras: cámara RGB (que capta el espectro visible de luz para el ojo humano) y cámara NIR (que nos muestra una banda de luz cercana al infrarrojo). La actividad clorofílica de las plantas refleja más luz en este espectro cercano al infrarrojo (e invisible para el ojo). A través de las cámaras y los cálculos matemáticos, obtendremos la intensidad de esta actividad y por tanto una visión de la salud o vigor de nuestro cultivo.
Con las fotografías tomadas creamos dos mapas de los cultivos (fig.1 con la cámara RGB y fig.2 con la cámara NIR). Los mapas están muy reducidos (su tamaño original es de aproximadamente 14.000×21.000 píxeles). Este tamaño tan grande nos facilita el zoom y ver con detalle las zonas que necesitemos. En el primer mapa, detectamos claramente zonas con distinto crecimiento.
Figura 1
El segundo mapa es el resultado de tratar las imágenes con el ordenador aplicando la formula NDVI (Índice de Diferencia Normalizada de Vegetación). Éste índice lo representamos a través de un gradiente de color que nos muestra la diferencia de vigor de las plantas, yendo desde el verde oscuro (crecimiento óptimo) hasta el rojo (no hay vegetación viva).
Figura 2
En el siguiente mapa (fig. 3) hemos marcado varias zonas de interés (zonas 1, 2, 3 y 4). Vemos claramente que tienen un crecimiento muy desigual, por lo que habría que averiguar las causas. Primero habría que ir a esas zonas y hacer un examen visual (exceso o falta de riego, si es causado por algún animal como conejos, jabalíes,…). Si no se descubre la causa lo más recomendable es hacer unos análisis de suelo y foliares para ver cuáles son las carencias.
Figura 3
Hemos marcado otras zonas de interés (zona 5 y 6) que aparecen en rojo, en las que si sólo viésemos la foto, podríamos pensar que no hay nada cultivado, pero en este caso sabemos que hay cultivados ajos, alverjón y guisantes. Mirando el mapa RGB vemos que están cultivadas, pero se ve más suelo que zona verde (el cultivo está en una fase inicial de su crecimiento), por lo que para conseguir unos resultados óptimos en los mapas, en este tipo de cultivos habría que volar a menor altura para poder captar mejor las plantas y usar otro tipo de índice. Con las mismas imágenes utilizadas para crear el mapa hemos utilizado otro índice que no tiene en cuenta el suelo y en la nueva imagen (fig. 4), aun cuando la altura del vuelo no es la óptima, podemos ver la diferencia del resultado obteniendo las zonas cultivadas con un crecimiento desigual.
Figura 4

English version.

Vídeo:

Fotos:

Sembrando ajos por GPS

Una temporada más del ajo spring (coloquialmente llamado ajo chino) comienza por las tierras de La Mancha. Un cultivo, el ajo, que sin duda es el motor de nuestro pueblo y de varios pueblos de la comarca de Las Pedroñeras. Hasta aquí todo es lo cotidiano. La novedad de la que queremos hablar es que Luis Carlos ha sido el primero en utilizar un sistema de autoguiado para sembrar ajos en nuestro pueblo. Las nuevas tecnologías van entrando en todos los cultivos, y el ajo no iba a ser menos.
Pudimos visitar a Luis Carlos, junto con su hermano y su padre cuando sembraban ajos. El autoguiado utilizado es el Cerea AutoSteer, del que ya hemos hablado en varias ocasiones (nosotros también lo utilizamos en nuestros tractores). El autoguiado utiliza una smart antena que trabaja con cobertura GPS (servicio americano) y GLONASS (servicio ruso) ayudado también por una conexión telefónica 3G que le permite acceder a la estación permanente GNSS más cercana de la Red Geodésica Española y por tanto recibir una corrección para trabajar con señal gratuita RTK (L1) y obtener una precisión entre pasadas de 5cm.
Las dificultades que tiene esta tarea de siembra (y que no tiene el cereal por ejemplo o el girasol) es la distancia entre surcos (45cm) y la velocidad de trabajo (2,5 km/h). Al ser un cultivo que después hay que surcar, los cierres entre las diferentes pasadas es sumamente importante que se hagan con máxima precisión… creo que el resultado lo podéis ver en el vídeo.

English version.

Vídeo:

Fotos:

¡¡La plantadora neumática más grande!!

Ya hemos hablado sobre la siembra del ajo e incluso de la maquinaria utilizada para ello, pero esta vez es especial ya que se está trabajando con una plantadora neumática de la marca francesa Erme… empresa pionera en fabricación de maquinaria para el ajo y posiblemente la mejor en el mercado.
Las fotos nos las envía nuestra amiga Patricia de una visita que realizó a una explotación en Albacete el pasado mes de septiembre… es época de sembrar el ajo de primavera.
La máquina que podéis ver en las fotos es una plantadora de 8 surcos… nunca hemos visto una plantadora tan grande trabajando. Lo normal es disponer de una de 4 surcos y últimamente están de moda las de 6 cursos. La potencia mínima que necesita esta plantadora es de 120CV… creo que esto limitará a muchos agricultores ya que tradicionalmente para el ajo se han utilizado tractores de como máximo unos 100CV. La velocidad de trabajo óptima es de 2,5km/h aunque depende de la densidad de plantación. Nosotros habitualmente plantamos 12 ajos por metro. La distancia entre surcos es de 45 cm, aunque esta puede ajustarse a las necesidades del agricultor e incluso ser más pequeña.
La plantadora es de doble fila (PLPD) y dispone de una gran tolva de 1.200 litros… esto permite sembrar entorno a 6ha por día. Erme puede fabricar plantadoras con tolvas mucho más grandes, pero necesitarás tractores con más potencia. La máquina cuenta con un ordenador que controla toda su actividad.

El mayor problema que teníamos cuando vimos trabajar otra plantadora de ajos pneumática (de otra marca) fue el ruido que generaba. Erme ha conseguido, trabajando duro, el reducir el ruido de sus turbinas a 98 dB… ¡un gran trabajo!

English version.