Jornadas de siega de forrajes

En aquellas explotaciones agrícolas donde hay ganado (cabras, ovejas, vacas,…) llevan una semanas en plena actividad para segar los forrajes que luego se utilizarán para dar de comer a los animales. En esta ocasión, nuestros amigos César Rivera (de Calera y Chozas – Toledo) y José Vicente (Cuenca) nos han enviado unas fotos de sus trabajo de segado y empacado… el factor común que los une es la segadora Pöttinger Novacat. La segadora que utiliza José Vicente es la Novacat 351 Alpha-Motion y el equipo de César es más completo ya que tiene una segadora frontal y una trasera suspendida. José Vicente tiene la explotación agrícola a tan solo unos kilómetros de la ciudad de Cuenca, por lo que ir allí y ver la segadora trabajar con la bonita ciudad de Cuenca en el horizonte es un lujo que no muchas personas tienen el placer de disfrutar en estos días.
El trabajo con este tipo de máquinas es bastante rápido. Según nos comenta José Vicente, la velocidad de trabajo es de 18 km/h (en alfalfa, titarros, veza, etc) y 15 km/h en avena o triticale… por tanto, puede segar unas 30 ha en una jornada de trabajo con la segadora de 3,5 metros de ancho de trabajo. La segadora se regula en una posición flotante y se adapta al suelo perfectamente. Si la parcela está bien preparada para no tener piedras, se disfruta segando a gran velocidad. La segadora trabaja a 1.000 r.p.m. de toma de fuerza y dispone de un multiplicador de revoluciones que permite que los discos trabajen en perfectas condiciones con un caudal de mies muy grande. A la gran velocidad de trabajo que hemos comentado y trabajando con las cuchillas a ras de suelo, el corte se hace perfecto.
También se puede incorporar el acondicionador de rodillos, que en el caso de la alfalfa nos permite hacer una deshidratación mucho más rápida. Si se utiliza el acondicionador se puede empacar en unos 2 días (cuando el forraje tiene menos de 15º de humedad). Si no se utiliza el acondicionador, la espera puede llegar hasta una semana. Es el caso de la avena, en el que la siega ya se hace con algo de grano y para no machacar el grano, no activa el acondicionador.
En próximos artículos os enseñaremos como se utilizan estos forrajes para dar de comer a los animales… seguro que será muy interesante.
English version.

Primavera lluviosa… campos preciosos

Como bien dice el refrán “Agua de primavera, si no es torrencial, llena la panera”, la primavera lluviosa que estamos teniendo está permitiendo que ver los cultivos en el campo sea todo un espectáculo. A día de hoy, el campo está precioso. Los cultivos están en pleno crecimiento gracias a las abundantes lluvias que estamos teniendo en invierno y primavera (ha llovido unos 200mm desde que comenzó el año), por lo que las perspectivas son de una buena cosecha. De todas formas, no lo diremos muy alto porque aún quedan muchas noches y en cualquier momento se puede tener una granizada o una helada nocturna… tendremos que hacer un buen seguro para poder dormir  tranquilo. Como podéis ver en las fotos, las cebadas, trigos, guisantes, vezas, lentejas, etc. todo está fantástico y es que hasta los ajos prácticamente no han necesitado aporte de agua extra.
Durante este mes hemos estado pasando el rodillo en las lentejas Estón. El objetivo es que el suelo se compacte para que la raíz pueda hacer su función sin problemas y también para que las parcelas donde hay piedras se puedan esconder un poco para que la cosechadora pueda trabajar correctamente. La leguminosa es una planta que no tiene mucha altura, por lo que la cosechadora necesita trabajar a pocos centímetros del suelo y eso es muy complicado si hay piedras.
También hemos estado trabajando en el olivar. Desde que terminamos los últimos riegos y tratamientos en octubre, prácticamente no hemos hecho nada, por lo que ya tenía falta de dedicarle tiempo. Cinco son las tareas que hemos hecho durante estos últimos días: poda, triturado de los restos de poda, atado de olivas jóvenes a los tutores, tratamiento de brotación a todas las olivas y labrar el terreno para matar las malas hierbas.

English version.

Para el rastrojo de maíz… el arado

El uso del arado es beneficioso aunque hoy en día muchas explotaciones agrícolas tienen muy consolidada la siembra directa y además muchas veces es la única forma de poder llegar bien en tiempos a la hora de sembrar. Sin embargo, en algunos casos el hacer un alzado del rastrojo es muy necesario, sobre todo en parcelas de riego y que se han sembrado de maíz o girasol. Esto se debe a que la tierra se endurece mucho con los riegos y las rodadas de tractores, cosechadoras, pivots, etc. se marcan mucho. Hemos estado hablando con nuestro amigo Fernando Martín (de Medina de Rioseco – Valladolid), que estaba alzando los rastrojos de maíz con su arado Pöttinger Servo 35 S y su John Deere 6190 R
El arado es de 5 cuerpos con una distancia entre cuerpos de 1,10 m. Es una distancia muy grande que sin duda ayuda mucho a tener buen desahogo, pero el arado se hace mucho más pesado cuando va suspendido, de hecho tuvo problemas para levantarlo hasta que ajustaron el chasis del tercer punto del arado en una posición más alta. Las palas son de tiras, por lo que alivia peso y además funcionan muy bien en terrenos húmedos ya que suelta mejor la tierra y le hace menos tiro al tractor. En cuanto al sistema non-stop, es un sistema hidroneumático que se puede configurar desde el tractor para variar la presión y por tanto la agresividad de disparo (trabaja normalmente en torno a 100 bar). Si se tiene un terreno sin piedras, lo recomendable es un arado con fusible, pero si tienes piedras o trabajas en terrenos muy duros, el sistema hidroneumático es muy recomendable ya que trabaja mucho mejor que la ballesta y es mucho más cómodo de adaptar a las condiciones del terreno. Una de las ventajas principales de los arados de fusible es que el primer cuerpo va más pegado al tractor, por lo que trabaja mucho mejor y además ese tipo de arado es más ligero.
El arado dispone de un sistema de memoria que permite, cada vez que cambias de cabecero los movimientos de cierre, volteo y apertura de forma robotizada. La apertura se hace a la distancia que tienes programada. Lo normal es arar a una distancia de 40 cm con lo que llevaría un ancho de trabajo de 2 metros. Se puede poner a un máximo de 2,5 metros de ancho de trabajo pero se necesita más potencia del tractor y, evidentemente, si va muy cerrado puedes tener problemas de desahogo si tienes muchos residuos. Al ser un arado de 5 cuerpos, el tractor va metido en surco, pero con la pala que utiliza hace un surco bastante grande y el neumático no sufre a pesar de ser neumáticos anchos. Pensamos que lo ideal hoy en día son los arados fuera de surco para aprovechar, por ejemplo, los sistemas de autoguiado pero están más recomendados para arados de como mínimo 6 cuerpos. 
En cuanto a las rasetas no son necesarias ya que el arado voltea muchísimo. Además, el arado al trabajar con rasetas, la parte superficial del terreno la voltea primero y por tanto queda muy enterrada. Eso está muy bien cuando quieres eliminar los residuos, grano que ha tirado la cosechadora o malas hierbas, pero cuando echas estiércol, por ejemplo, este queda muy tapado y en algunas ocasiones no es lo que se busca. Por este último motivo, Fernando ha optado por quitar las rasquetas.
Otra característica a destacar es la rueda de control de profundidad. En este caso es una rueda doble que es mucho mejor que las ruedas pendulares. La rueda doble no sufre en los movimientos de volteo como la rueda única pendular y además se puede poner en el penúltimo cuerpo y por tanto no te estorba para arar cerca de una linde o cualquier obstáculo que tengas en la parcela. Si la rueda va al lado del último cuerpo, tienes que dejar distancia al obstáculo y no se aprovecha todo el terreno.
Por último cabe destacar las peculiaridades de los discos de corte. Como podéis ver en las fotos, está equipado con dos discos de corte dentados que van delante del último cuerpo. Esto ayuda a que el último cuerpo tenga una profundidad de trabajo correcta y por tanto que todo el arado trabaje por igual. Además se consigue que la pared del último surco se quede mucho más limpia y por tanto la “llave” o “cerradera” sea más perfecta.
English version.

John Deere 5090 GF… un viticultor robusto

Como ya hicimos con el John Deere 5100 R, el concesionario de John Deere de nuestra zona (Tajada Barrio, S.L.) nos ha prestado otro tractor. En esta ocasión la solicitud vino por nuestra parte ya que teníamos ganas de poder probar el John Deere 5090 GF y así poder compararlo con el John Deere 5100 R, en su versión estrecho, dentro de la viña. Como siempre, el reto se cumplió sin problemas y pudimos tener el tractor a nuestra disposición durante varios días para poder hacer las pruebas que consideramos oportunas.
Nada más ver el tractor, la sensación que trasmite es de robustez. Cuando te subes a la cabina notas una gran amplitud que sin duda alguna es una gran ventaja en estos tractores especialistas los cuales suelen tener cabinas estrechas y donde al pasar muchas horas de trabajo con una cabina amplia siempre es muchísimo más confortable. El capó elevado da una sensación de fortaleza al tractor que en campo se puede comprobar. Como es normal, el capó elevado resta visión desde el puesto de conducción, así que tendrán que llegar a un compromiso en ese aspecto en versiones futuras. La suavidad del tractor es bastante relevante, tanto en la viña como en carretera o en maniobras en el almacén.
Otro punto que nos resultó un poco extraño fue el sistema de subir el elevador trasero mediante una ruleta que acciona un cable. La ruleta cuando se llena de polvo o tierra no va lo suave que le gustaría al agricultor. Este problema, en la versión con elevador electrónico no existe. Aun así el tractor es de categoría. En nuestro pueblo hay un John Deere 5090 GF y el dueño está muy contento. También lo hemos podido comprobar hablando con un agricultor de un pueblo vecino (Sisante) en Demoagro 2019, el cual también nos confirmó que el tractor trabaja realmente bien.
Las principales características del John Deere 5090 GF son las siguientes:
  • Motor FPT de 4 cilindros y 3.4 litros Fase IIIB Sólo diesel.
  • Potencia nominal: 91 CV.
  • Par máximo de 366 Nm a 1.500 r.p.m (reserva de par de 31%).
  • Depósito de combustible de 73 litros.
  • Caja de cambios PowrReverser de 24×12.
  • Velocidad máxima de 40 km/h.
  • 2 velocidades de TDF (540 y 540E).
  • Bomba hidráulica de 126 l/min (centro abierto).
  • Batalla:  2.148 mm.
  • Radio de giro de 3.38m.
  • Despeje (min-max): 243-330mm.
  • Anchura total (min-max): 1.303-1.951mm.
  • Peso total: 3.035kg.
  • Peso máximo autorizado: 4.400kg.
Y como un tractor sin su apero serviría para muy pocas cosas, para hacer nuestras pruebas de campo utilizamos un cultivador de viña del fabricante FerroPro, S.L. Esta empresa está ubicada en El Provencio (Cuenca) y están muy especializados en aperos vitivinícolas, haciendo una fabricación a medida según las necesidades de cada cliente. Además son distribuidores de los aperos General Agrícola. El apero utiliza es un cultivador de 10 brazos (40x30mm) y dos intercepas hidráulicos… ¡un apero ideal para la viña!

English version.