John Deere 5100R. Un multiusos de garantía

Hace unos meses, el concesionario oficial John Deere en nuestra zona (Tajada Barrio S.L.) nos ofreció poder probar los tractores de demostración de los que disponen. Estos son tractores que cualquier agricultor interesado puede ver y trabajar con ellos y así poder resolver dudas a la hora de decidirse por uno u otro. A la hora de elegir disponíamos de varios tractores como son el 5G, 5R, 6M y 6R. Al final, de entre los que elegimos el 5100R ya que es un tipo de tractor que se ajusta a nuestra explotación agrícola por ser un tractor muy polivalente para trabajos de suelo, maniobrabilidad con pala cargadora y que se ajusta muy bien a cultivos leñosos (viña, olivar, almendros) y a cultivos especializados como es el ajo morado en nuestra región.
Nuestro objetivo era probar el tractor principalmente en viña, ya que disponíamos de la versión estrecha. Para ello lo dejamos unos días en El Provencio (Cuenca) para que nuestro gran amigo Oscar y gran viticultor lo probase en sus viñedos usando su atomizador arrastrado Rioja Vid de la marca General Agrícola. Como podéis ver en el vídeo, la jornada fue muy entretenida y el tractor cumplió con creces las expectativas puestas.
Las principales características del John Deere 5100R son las siguientes:
  • Motor John Deere PowerTech PWX de 4 cilindros y 4,5 litros con sistema de inyección Common Rail (Fase IIIB Sólo diesel).
  • Potencia máxima: 110 CV.
  • Par máximo de 437 Nm a 1.500 r.p.m (reserva de par de 36%).
  • Depósito de combustible de 178 litros.
  • Caja de cambios Command8 de 32×16: 4 grupos (A, B, C y D) con 8 marchas bajo carga.
  • Velocidad máxima de 40 km/h (a 1.750 rpm).
  • Suspensión mecánica en cabina e hidroneumática en el puente delantero.
  • Asiento neumático Grammer Profesional.
  • Elevador trasero electrónico con capacidad de carga de hasta 5.300 kg (elevador delantero opcional de 2.900 kg de elevación).
  • 3 velocidades de TDF (540, 540E y 1000).
  • Cabina con nivel de sonoridad de 74dB.
  • Salpicadero en el lateral derecho a color.
  • Bomba hidráulica de 96 l/min (centro abierto) con opción a 117 l/min (centro cerrado y detección de carga).
  • Peso máximo autorizado de 8,6 toneladas y carga útil de 4,3 toneladas.
  • Batalla: 2.250 mm.
  • Radio de giro de 3.75m.

En su versión estrecha tiene una anchura de 1,9m por lo que se ajusta muy bien a viñedos que tienen un marco de plantación de 3 metros entre hileras. La MMA es de 8.6 toneladas, por lo que permite tener un gran abanico de aperos a utilizar. Para la viña otro punto a tener en cuenta es el caudal hidráulico. Este tractor dispone de un caudal de 96 l/min con centro abierto y de 117 l/min con centro cerrado y sensor de carga. Además tiene tres velocidades en la TDF, por lo que cubre con garantías las necesidades de los aperos a utilizar. En cuanto a comodidad, la cabina es fantástica, con suelo plano y toda la timonería diseñada ergonómicamente, lo que hace las jornadas de trabajo muy cómodas. Dispone de un capó de perfil bajo que facilita una gran visibilidad desde el puesto de conducción. Sin duda, un buen tractor que John Deere fabrica en EEUU y que podremos ver en los campos de España con mucha frecuencia.
Como todo en esta vida, nada es perfecto y siempre algo se puede mejorar. A modo de sugerencia, un punto importante que nosotros creemos que podría ser una mejora sustancial sería que la caja de cambios cuando trabaja con los grupos C y D para transporte no pasara por las 16 marchas que forman esos dos grupos. Tal vez, si la carga lo permite, el cambio debería ser capaz de saltar algunas marchas para así llegar lo antes posible a la velocidad máxima programa. Tal vez es una característica que ya tenga implementada, pero nosotros no pudimos configurarlo para conseguir ese funcionamiento.
A modo de resumen, el tractor trabaja realmente bien. La comodidad y los acabados de la cabina son fantásticos y tiene pinta de ser un tractor robusto y duradero como casi todo lo que John Deere fabrica. Otra cosa son las necesidades del agricultor y si las especificaciones que el tractor ofrece las cubre… esto es algo que el agricultor debe evaluar a la hora de decidir el tractor que mejor se adapta a sus necesidades y a su explotación agrícola.

English version.

Villoruela: Su siembra de patatas

Ya hablamos en verano sobre las tareas de recolección de la patata. En esta ocasión hemos vuelto a hablar con nuestro amigo Jose María para que nos comente las peculiaridades de las tareas de sembrar patatas… ¡comenzamos!La preparación del terreno es un punto muy importante antes de comenzar a sembrar patatas. El terreno tiene que estar lo más molido posible (para ello utilizan normalmente gradas rotativas). El objetivo es que no existan gasones que se puedan clavar en la piel de la patata. También es importante tener una buena cama de siembra a la hora de la recolección. Si hay gasones, el cribado y limpieza de la patata es mucho más difícil y por tanto habrá patatas con más heridas y desperfectos.

Una vez que la tierra está lista para sembrar, hay que preparar la semilla. En este sentido, se pueden utilizar diferentes calibres (tamaños), aunque los más normales son de 28mm-35mm, 35mm-45mm y 45mm-55mm. Jose María utiliza el tamaño pequeño ya que no parte la patata. La pregunta típica en España es ¿partimos la patata para sembrarla o no la partimos? El partir la patata solo se hace en España y el principal objetivo es ahorrar semilla. La patata nace perfectamente si está partida, pero tenemos el riesgo de transmitir enfermedades en la máquina que se encarga de partirlas. Normalmente, si el calibre de semilla es grande, se suelen partir… con eso se consigue comprar una semilla más barata (los calibres pequeños son más caros ya que son más complicados de conseguir) y además se multiplica la semilla al partirlas. El precio de la semilla para calibres pequeños suele estar en torno a 1,2 €/kg.

En cuanto a dosis de semilla, se suele utilizar unos 1.100 kg/ha que suelen ser unas 42.000 patatas/ha del calibre 28mm-35mm. Cada kilogramo de patatas sembradas suele producir unos 45 kg… más concretamente cada patata suele producir unas 15 patatas.

Como veis en las fotos que nos envía José María, utiliza una sembradora Grimme GL-34 de 4 surcos que dispone de una tolva de 1.200 kg con la que siembra unas 10 ha/día a una velocidad de unos 7 km/h. La distancia entre surcos es de 75cm y la patata queda enterrada unos 10cm. La sembradora dispone de un sistema para inyectar un insecticida de larga duración para prevenir los escarabajos de la patata. Este insecticida es efectivo durante toda la vida de la planta. La distancia entre surcos es importante ya que la planta necesita bastante espacio para desarrollarse. Si la patata no está cubierta se pone verde. Además la producción es bastante numerosa como ya hemos comentado.

Este año se está retrasando las tareas de siembra debido a las lluvias, por lo que seguramente generará una perdida de producción ya que el ciclo de las plantas se verá afectado… no se puede retrasar mucho la recolección ya que podrías entrar en fechas con meteorología complicada también.

Las patatas tardan unos 20 días en nacer y hasta que no tienen unos 15cm de altura no se comienzan a regar… de todo esto hablaremos más adelante.

English version.

Descantar: ¡En busca de la perfección!

Los buenos agricultores siempre buscan la perfección en su trabajo y sobre todo en sus parcelas. Una de las tareas en este sentido es la de descantar los campos para así evitar problemas, sobre todo con la maquinaria agrícola. 
Las parcelas que tienen bastante piedra tienen la ventaja de que suelen ser terrenos frescos (mantienen bien la humedad). Las piedras evitan la erosión y ayudan a no compactar el terreno con los numerosos trabajos que se realizan a lo largo de la campaña. Como contrapartida, el tener​ ​muchas piedras puede producir problemas en las labores agrícolas, sobre todo en la siembra que puede no ser regular en todas las partes de la parcela y durante los tratamientos fitosanitarios en los que pueden hacer de pantalla entre la planta y el líquido fitosanitario​ cuando la planta no tiene una talla considerable​. Además de esto, las piedras pueden producir roturas en la maquinaria agrícola como por ejemplo en las cosechadoras, ya que en las parcelas que están sembradas de leguminosas es muy importante quitar las piedras o pasar un buen rodillo para enterrarlas ya que la cosechadora trabajará a unos 5cm del suelo. 
Nuestro amigo Oscar (El Provencio – Cuenca) nos ha enviado unas fotos de sus trabajos de​ ​descante. Como veis, está trabajando con una despedregadora Kongskilde que incorpora un rastrillo hiledador de 4 metros de ancho de trabajo, puede trabajar a una profundidad de unos 20 cm y tiene un depósito de 1.800 litros. 
En las parcelas donde no hay excesiva cantidad de piedra se pueden trabajar muchas hectáreas por día ya que no es necesario parar para descargar porque la gran limitación está en las veces que tiene que parar la máquina para descargar la tolva. En su caso era necesario descargar unas 20 veces por hectárea. Despedregar es un trabajo caro y estresante, ya que la máquina se paga por horas de trabajo, en este caso a 80€/hora y Oscar tiene que transportar con los remolques (unos 6 remolques por hectárea) toda la piedra con el objetivo que la máquina pare el menor tiempo posible. 
 

 

​La rica patata de Salamanca

​Uno de los cultivos de los que no hemos hablado nunca en el blog ha sido la patata. En esta ocasión pudimos charlar con José María González (a quién conocimos en Demoagro 2017 y además es el creador del grupo Agricultura Española en Facebook) con el objetivo de que nos explicase un poco sobre este interesante cultivo. José María vive en Villoruela (Salamanca), donde junto con sus hermanos tienen una explotación agrícola en la que siembran cereales, colza, maíz y patatas.

Los trabajos con la patata comienzan con la siembra en abril. Siembran la patata entera utilizando una dosis de unos 1.100kg/ha. Después de esto, comienzan con los riegos semanales (unos tres riegos de media) desde mayo hasta agosto… es un cultivo que genera mucho trabajo durante toda su vida. En estos días, han comenzado a sacar patatas, con una producción en torno a 60.000 kg/ha.

Ellos siembran unas 30ha de patatas de las variedades Monalisa y Manitou (patata roja). En Salamanca también se planta mucho la variedad Agria, que tal y como nos comenta, es una de las mejores para nuestro paladar. El agricultor tiene dos opciones a la hora de venderlas: venderlas para fresco (las que se compran en el supermercado en bolsas) o vender para industria (serán usadas mayormente para hacer patatas fritas). Ellos lo venden todo para fresco y normalmente son exportadas a Portugal. El precio puede variar entre los 0,20€/kg y 0,04€/kg para las patatas en fresco y para industria (con un contrato establecido desde que se siembran) suele ser entorno a 0,14€/kg.

Como podéis ver en sus fotos, utilizan una máquina Grimme SE 85-55 que le permite trabajar algo más de 2 ha/día (unos 4 caminos diarios) a una velocidad de trabajo de unos 4,5 km/h y llenando sacas de 1.000kg. La distancia entre surcos es de 75cm. En la máquina trabajan varios operarios que van haciendo una primera selección de las patatas para quitar las que son defectuosas.

Según nos comenta José María, el mercado de la patata está cada vez peor, ya que muchas veces no se respetan los precios acordados en la venta (el vende sus patatas a un intermediario que venderá al distribuidor final en España y Portugal). Si la patata llega en malas condiciones al destino (sin tener culpa el agricultor) o directamente no es del agrado del distribuidor final, el precio se baja o incluso la mercancía es devuelta al agricultor. Por otro lado, si la patata es para industria, debe pasar multitud de controles que garanticen el nivel de frito (para que resulten bonitas cuando se fríen). Si esto no se cumple, el precio que obtiene el agricultor también es notablemente más bajo.

¡¡José María, tendremos que probar esas fantásticas patatas!!

English version.