John Deere 5090 GF… un viticultor robusto

Como ya hicimos con el John Deere 5100 R, el concesionario de John Deere de nuestra zona (Tajada Barrio, S.L.) nos ha prestado otro tractor. En esta ocasión la solicitud vino por nuestra parte ya que teníamos ganas de poder probar el John Deere 5090 GF y así poder compararlo con el John Deere 5100 R, en su versión estrecho, dentro de la viña. Como siempre, el reto se cumplió sin problemas y pudimos tener el tractor a nuestra disposición durante varios días para poder hacer las pruebas que consideramos oportunas.
Nada más ver el tractor, la sensación que trasmite es de robustez. Cuando te subes a la cabina notas una gran amplitud que sin duda alguna es una gran ventaja en estos tractores especialistas los cuales suelen tener cabinas estrechas y donde al pasar muchas horas de trabajo con una cabina amplia siempre es muchísimo más confortable. El capó elevado da una sensación de fortaleza al tractor que en campo se puede comprobar. Como es normal, el capó elevado resta visión desde el puesto de conducción, así que tendrán que llegar a un compromiso en ese aspecto en versiones futuras. La suavidad del tractor es bastante relevante, tanto en la viña como en carretera o en maniobras en el almacén.
Otro punto que nos resultó un poco extraño fue el sistema de subir el elevador trasero mediante una ruleta que acciona un cable. La ruleta cuando se llena de polvo o tierra no va lo suave que le gustaría al agricultor. Este problema, en la versión con elevador electrónico no existe. Aun así el tractor es de categoría. En nuestro pueblo hay un John Deere 5090 GF y el dueño está muy contento. También lo hemos podido comprobar hablando con un agricultor de un pueblo vecino (Sisante) en Demoagro 2019, el cual también nos confirmó que el tractor trabaja realmente bien.
Las principales características del John Deere 5090 GF son las siguientes:
  • Motor FPT de 4 cilindros y 3.4 litros Fase IIIB Sólo diesel.
  • Potencia nominal: 91 CV.
  • Par máximo de 366 Nm a 1.500 r.p.m (reserva de par de 31%).
  • Depósito de combustible de 73 litros.
  • Caja de cambios PowrReverser de 24×12.
  • Velocidad máxima de 40 km/h.
  • 2 velocidades de TDF (540 y 540E).
  • Bomba hidráulica de 126 l/min (centro abierto).
  • Batalla:  2.148 mm.
  • Radio de giro de 3.38m.
  • Despeje (min-max): 243-330mm.
  • Anchura total (min-max): 1.303-1.951mm.
  • Peso total: 3.035kg.
  • Peso máximo autorizado: 4.400kg.
Y como un tractor sin su apero serviría para muy pocas cosas, para hacer nuestras pruebas de campo utilizamos un cultivador de viña del fabricante FerroPro, S.L. Esta empresa está ubicada en El Provencio (Cuenca) y están muy especializados en aperos vitivinícolas, haciendo una fabricación a medida según las necesidades de cada cliente. Además son distribuidores de los aperos General Agrícola. El apero utiliza es un cultivador de 10 brazos (40x30mm) y dos intercepas hidráulicos… ¡un apero ideal para la viña!

English version.


Sembrando titarros en siembra directa

Con esta entrada terminamos con la época de sementera a la que le hemos dedicado las dos entradas anteriores del blog. En esta ocasión nos centraremos en la siembra directa (recordad que hemos hablado de la preparación de la cama de siembra y de las diferentes técnicas de siembra). Nuestro amigo José Vicente nos vuelve a enviar unas fantásticas fotos de sus trabajos de siembra directa de titarros con la sembradora Solá SD1504.
Según nos comenta, en la finca hacen siembra tradicional para los cultivos que van a cosechar para grano y siembra directa para los cultivos de forraje y ensilado. En este sentido los cultivos que normalmente tienen con siembra directa son los titarros y cebada. El rendimiento es mayor con siembra tradicional aunque para ensilados y forrajes la siembra directa tiene bastantes ventajas. Al ser estos cultivos para forraje, no les importa mucho que puedan tener más malas hierbas que cuando cosechan para grano, por lo que alcanzan un ahorro considerable al reducir las tareas de arado y los tratamientos fitosanitarios (necesarios para mantener limpio el cultivo durante el año). En la finca, hay una gran explotación caprina que alimentan en gran parte con el ensilado y forraje obtenido de los cultivos en siembra directa.
En esta ocasión, José Vicente está sembrando titarros con una dosis de 150 kg/ha. La sembradora tiene un ancho de trabajo de 6 metros y una capacidad de tolva de 7.100 litros, por lo que esta tolva le permite sembrar 25 hectáreas de este cultivo sin recarga… casi una buena jornada de trabajo.

Eliminar la ricia antes de sembrar

En plena campaña de sementera y en relación con el post anterior, una de las tareas a realizar es la preparación de la cama de siembra. Para ello, varios son los aperos que se pueden utilizar, aunque sin duda alguna, uno destaca por encima del resto: el preparador.

En nuestra zona desde hace unos años se está sembrando mucha leguminosa (yeros, lentejas, guisantes, alverjón, titarros, veza, etc). La planificación de las tareas de siembra implica primero sembrar los cereales de invierno (cebada, trigo, centeno, triticale, avena,…) dejando para una segunda fase la leguminosa. En los años en los que el otoño es lluvioso, como por ejemplo este año, las parcelas en las que se sembrarán las leguminosas nace mucho cereal de ricia (cabe recordar que la leguminosa la utilizamos para hacer rotación de cultivos junto con el cereal) por lo que es necesario hacer una pasada superficial de cultivador antes de sembrar. Como podéis ver en alguna foto, la parcela está completamente verde como si ya estuviese sembrada… es semilla que tiró la cosechadora en verano y que ha nacido con las lluvias de los últimos días. Es importante eliminar la ricia y malas hierbas para así tener unas leguminosas más limpias, ya que los tratamientos fitosanitarios posteriores son caros y en muchos casos no son posibles.

Uno de los aperos que se utilizan para realizar este último trabajo de preparación de suelo antes de sembrar es el preparador. Muchos agricultores usan el cultivador que utilizan tanto para el alzado de restrojos como para ir preparando la cama de siembra durante el verano y otoño, pero si queremos hacer una labor perfecta y optimizar el tiempo y el gasoil, lo ideal es utilizar en preparador. En nuestro caso, utilizamos el preparador que incorpora nuestra sembradora. Por tanto, el agricultor tiene tres opciones: cultivador, preparador o sembradora con preparador.

En las fotos, podéis ver dos preparadores muy parecidos en su trabajo, pero muy diferentes en su construcción. El preparador Lemken Korund que nos muestra nuestro amigo José Vicente es un preparador de 7,5m de ancho de trabajo con 80 brazos (utiliza un John Deere 8330 a 12 km/h) en cuatro filas. Consta de un doble rodillo que deja la tierra perfectamente preparada. Otro preparador, mucho más “modesto”, es el que nos enseña nuestro amigo Julián. Es un preparador de 5 metros de trabajo con 30 brazos en tres filas y no dispone de rodillo sino de una rastra de púas y una viga para allanar el terreno (utiliza un John Deere 6110 R a 12 km/h). Los dos buscan el mismo objetivo: tener una cama de siembra perfecta, eliminar la ricia y hacer esta tarea lo más económica y rápida posible.

En vuestro caso, ¿utilizáis algún apero de este tipo?

English version.

John Deere 5100R. Un multiusos de garantía

Hace unos meses, el concesionario oficial John Deere en nuestra zona (Tajada Barrio S.L.) nos ofreció poder probar los tractores de demostración de los que disponen. Estos son tractores que cualquier agricultor interesado puede ver y trabajar con ellos y así poder resolver dudas a la hora de decidirse por uno u otro. A la hora de elegir disponíamos de varios tractores como son el 5G, 5R, 6M y 6R. Al final, de entre los que elegimos el 5100R ya que es un tipo de tractor que se ajusta a nuestra explotación agrícola por ser un tractor muy polivalente para trabajos de suelo, maniobrabilidad con pala cargadora y que se ajusta muy bien a cultivos leñosos (viña, olivar, almendros) y a cultivos especializados como es el ajo morado en nuestra región.
Nuestro objetivo era probar el tractor principalmente en viña, ya que disponíamos de la versión estrecha. Para ello lo dejamos unos días en El Provencio (Cuenca) para que nuestro gran amigo Oscar y gran viticultor lo probase en sus viñedos usando su atomizador arrastrado Rioja Vid de la marca General Agrícola. Como podéis ver en el vídeo, la jornada fue muy entretenida y el tractor cumplió con creces las expectativas puestas.
Las principales características del John Deere 5100R son las siguientes:
  • Motor John Deere PowerTech PWX de 4 cilindros y 4,5 litros con sistema de inyección Common Rail (Fase IIIB Sólo diesel).
  • Potencia máxima: 110 CV.
  • Par máximo de 437 Nm a 1.500 r.p.m (reserva de par de 36%).
  • Depósito de combustible de 178 litros.
  • Caja de cambios Command8 de 32×16: 4 grupos (A, B, C y D) con 8 marchas bajo carga.
  • Velocidad máxima de 40 km/h (a 1.750 rpm).
  • Suspensión mecánica en cabina e hidroneumática en el puente delantero.
  • Asiento neumático Grammer Profesional.
  • Elevador trasero electrónico con capacidad de carga de hasta 5.300 kg (elevador delantero opcional de 2.900 kg de elevación).
  • 3 velocidades de TDF (540, 540E y 1000).
  • Cabina con nivel de sonoridad de 74dB.
  • Salpicadero en el lateral derecho a color.
  • Bomba hidráulica de 96 l/min (centro abierto) con opción a 117 l/min (centro cerrado y detección de carga).
  • Peso máximo autorizado de 8,6 toneladas y carga útil de 4,3 toneladas.
  • Batalla: 2.250 mm.
  • Radio de giro de 3.75m.

En su versión estrecha tiene una anchura de 1,9m por lo que se ajusta muy bien a viñedos que tienen un marco de plantación de 3 metros entre hileras. La MMA es de 8.6 toneladas, por lo que permite tener un gran abanico de aperos a utilizar. Para la viña otro punto a tener en cuenta es el caudal hidráulico. Este tractor dispone de un caudal de 96 l/min con centro abierto y de 117 l/min con centro cerrado y sensor de carga. Además tiene tres velocidades en la TDF, por lo que cubre con garantías las necesidades de los aperos a utilizar. En cuanto a comodidad, la cabina es fantástica, con suelo plano y toda la timonería diseñada ergonómicamente, lo que hace las jornadas de trabajo muy cómodas. Dispone de un capó de perfil bajo que facilita una gran visibilidad desde el puesto de conducción. Sin duda, un buen tractor que John Deere fabrica en EEUU y que podremos ver en los campos de España con mucha frecuencia.
Como todo en esta vida, nada es perfecto y siempre algo se puede mejorar. A modo de sugerencia, un punto importante que nosotros creemos que podría ser una mejora sustancial sería que la caja de cambios cuando trabaja con los grupos C y D para transporte no pasara por las 16 marchas que forman esos dos grupos. Tal vez, si la carga lo permite, el cambio debería ser capaz de saltar algunas marchas para así llegar lo antes posible a la velocidad máxima programa. Tal vez es una característica que ya tenga implementada, pero nosotros no pudimos configurarlo para conseguir ese funcionamiento.
A modo de resumen, el tractor trabaja realmente bien. La comodidad y los acabados de la cabina son fantásticos y tiene pinta de ser un tractor robusto y duradero como casi todo lo que John Deere fabrica. Otra cosa son las necesidades del agricultor y si las especificaciones que el tractor ofrece las cubre… esto es algo que el agricultor debe evaluar a la hora de decidir el tractor que mejor se adapta a sus necesidades y a su explotación agrícola.

English version.