Selección de semilla

Conseguir buena semilla consta de varios pasos para asegurar la mejor cosecha. Por un lado está la elección de una buena semilla, que sin duda alguna será el primer paso para alcanzar una buena cosecha el próximo año. En nuestro caso y en nuestra opinión para el caso de muchos agricultores, el grano de la cosecha anterior habitualmente se usa como semilla para la sementera siguiente. Por otro lado, la semilla restante se compra y así, al mismo tiempo, se renueva la semilla, sobre todo en cereales y leguminosas.

El grano que se utiliza de la cosecha anterior hay que seleccionarlo para tener una semilla lo más igualada posible, libre de impurezas y así poder hacer una sementera fiable. Lo normal en este caso es ir a una cooperativa o empresa que se dedica a limpiar y seleccionar grano ya que para ello tienen máquinas especializadas para este trabajo… el coste suele rondar los 0,03€/kg. Es bien sabido que el agricultor en multitud de casos nos gusta inventar sobre todo con las herramientas que tenemos en nuestras casas y así ahorrar dinero, reutilizar herramientas e incluso enseñarle los inventos al vecino.

En esta ocasión, nuestro amigo Fernando nos ha enviado un invento de cómo selecciona el grano de alfalfa con su cosechadora Deutz-Fahr 7206 (en su zona no hay ninguna empresa especializada donde se dediquen a seleccionar ese grano). Como podéis ver en las fotos y el vídeo, Fernando ha equipado la máquina con una tolva para ir echando el grano. La cosechadora va tragando el grano y lo va seleccionando. Hay que ajustar muy bien el ventilador (dar muchas revoluciones) y cerrar mucho las cribas… parece que el invento funciona, incluso llena las sacas directamente. Sobre todo es útil para épocas en las que hay prisa para preparar la semilla y la cosechadora está parada. Como contrapartida, pensamos que no sale muy rentable ya que la cosechadora no destaca por tener unos consumos bajos de gasoil al ser máquinas con motores potentes. 

English version.



Olivar superintensivo en secano

Como ya hemos hablado en varios artículos, en nuestra explotación agrícola estamos ampliando el terreno de olivar que tenemos. Desde hace tres años hemos plantado varias parcelas de olivar utilizando un marco de plantación de 7×7 (son parcelas de secano) y variedad Picual. Muchos de los agricultores y seguidores en redes sociales nos han animado a apostar por el olivar superintensivo en secano, por lo que nos hemos ido a preguntar a una de las mejores empresas especializadas en este tipo de cultivos de alta densidad, la empresa cordobesa CBH.
Las principales características a tener en cuenta a la hora de decantarse por un olivar superintensivo en secano podrían ser las siguientes:   
  • Limitado geográficamente a zonas con pluviometría media superior a 400 mm/año.
  • Imprescindible implantación otoñal del cultivo.
  • Densidades de plantación: de 2.000 a 3.500 plantas/ha.
  • La distancia entre las plantas de olivo debe ser de 1 a 1,5 metros.
  • Distancia entre líneas de 3 a 3,5 metros.
  • Setos estrechos (75-80 cm) y no muy altos (2,5 metros), con capilaridad lumínica total y alta eficiencia productiva. Los setos de dimensiones reducidas son de fácil manejo y además hay que tener en cuenta la mecanización total de aplicaciones de productos fitosanitarios, poda y recolección.
  • Alto número de tabiques vegetales por Hectárea.
  • Necesidades menores de agua y nutrientes (árboles de vigor reducido), y menor susceptibilidad a plagas y enfermedades (mayor aireación y solarización).
  • Apto tanto en agricultura convencional como ecológica.
  • Producciones en torno a 7.000 kg/ha.
  • Las variedades más recomendables son Arbequina, Arbosana y Lecciana ya que son variedades con vigor más reducido y alta productividad.
  • Los costes de mantenimiento son bastante inferiores a explotaciones de riego.
Una vez evaluados los puntos anteriores tenemos que tener en cuenta que este tipo de plantación tiene una precoz entrada en producción y por tanto el retorno de la inversión empieza antes (con tres o cuatro años ya se comienza a tener producciones bastante considerables).
La inversión por hectárea está en torno a 4.000-6.000€ según el número de plantas, variedad, forma de la parcela… sin duda alguna es una cantidad a tener en cuenta, aunque la inversión inicial y el coste de mantenimiento, en principio, son bastante buenos por la puesta en producción tan acelerada que tienen estas plantaciones y el gran potencial de productividad que genera.

English version.

Creando el marco de plantación para los pistachos

Es época de plantar los árboles de pistachos en La Mancha. Nuestro primo Juan Ángel, que es gran aficionado a este cultivo, nos pidió que le ayudásemos a marcar el marco de plantación para su nueva plantación de pistachos y no dudamos en hacerlo, nosotros disfrutamos con estas tareas. Usando el autoguiado Cerea hicimos el trabajo de forma muy sencilla, con un marco de plantación de 7×7 metros. Primero se marca en un sentido y al terminar, lo marcamos en perpendicular (90º)… Cerea dispone de un patrón llamado “2 direcciones” que es ideal para estos trabajos.
El pistacho está llamado a ser el nuevo edén de la agricultura. En las noticias de agricultura o hablando con políticos relacionados con el mundo agrícola, todos indican que el pistacho es el cultivo revelación que será el más rentable en los años venideros… con esta premisa, nuestro primo Juan Ángel ha decidido transformar toda su explotación agrícola en una explotación de pistachos casi en un 80% de su terreno. 
Nosotros no hemos plantado ninguno, porque no lo tenemos tan claro como él. Tendrá que esperar bastantes años para poder tener una producción considerable además de realizar una importante inversión inicial y durante todos estos años sobre todo, y por otra parte cuando sus árboles estén en plena producción no sabemos como estará el precio del pistacho. Esperamos que sea como actualmente se predice, pero nosotros no lo tenemos claro. Lo iremos viendo con el paso de los años.
Para terminar el año, aprovechamos esta entrada para desearos un próspero y feliz año nuevo 2020. Que el año que viene sea un año de abundante lluvia y buenas cosechas, pero sobre todo que venga lleno salud para poder seguir disfrutando de esta pasión por el campo que todos los agricultores compartimos y hacemos gala de ello.
English version.

Sementera 2019. ¿Disco o reja?

“Que la siembra directa está muy consolidada en muchas zonas de España” es un hecho. Y que casi con todos los agricultores con los que hablamos y practican esta técnica de siembran están contentos con los resultados es también un hecho. Por tanto, lo que no entendemos es por qué no está completamente consolidada en todas las zonas… puede que la clave de esto sea que no todas las zonas tienen las mismas características de terreno, climatología, etc. o incluso la cultura de los agricultores frente el cambio, ya que es necesario tener una mentalidad abierta y estar dispuestos al cambio. Algunos agricultores se quedan a mitad de camino y hacen mínimo laboreo, que también puede ser una solución buena.
Como ya hemos dicho en varios artículos dedicados a la sementera, en nuestra zona nadie practica la siembra directa, por lo que nos hemos ido a hablar con nuestro amigo Fernando (de Medina de Rioseco – Valladolid) y Daniel (de Barchín del Hoyo – Cuenca). Nuestros dos amigos son grandes agricultores, con explotaciones amplias de cientos de hectáreas en cultivos extensivos que practican siembra directa desde hace varios años. La conclusión que sacan es que los resultados son muy similares a los de la siembra tradicional y los costes son bastante menores, sobre todo costes en maquinaria agrícola y tiempo ya que los trabajos de preparación de suelo se eliminan y las tareas se limitan a sembrado, abonado y pulverización.
Uno de los dilemas para el agricultor que quiere hacer siembra directa es la elección de la sembradora y por tanto si es una sembradora de discos o de rejas… que a su vez es una pieza clave en esta técnica de siembra. Fernando trabaja con una sembradora Gil de discos y una sembradora Solá de rejas. En su terreno, la sembradora de discos trabaja mucho mejor ya que hace una conservación perfecta de la capa superficial de la tierra donde se deja la semilla (el disco abre el terreno, deposita la semilla y se cierra… una operación similar a la realizada por un bisturí). Fernando observa que la sembradora de rejas rompe más el terreno y en sus parcelas la semilla tarda más en germinar. Otra de las ventajas que las sembradoras de siembra directa con discos tiene es que se puede utilizar menos dosis de semilla ya que la nacencia es mucho más optima al llevar, en el tren de siembra, las ruedas que van aprentando la tierra y la semilla. Esta acción garantiza la mínima pérdida de semilla. Además de eso, al ir cada cuerpo o surco independiente, la profundidad de la semilla es muy pareja en todos los surcos, regulando dicha profundidad de forma muy sencilla. Por contra, al mantener la capa vegetal y no hacer nada de alzado de rastrojos, los topillos campan a sus anchas y en algunas zonas el problema se está convirtiendo en algo muy serio.
Por otro lado, Daniel nos comenta que para él la sembradora de rejas es la ideal, ya que suelen tener mucho terreno arcilloso y cuando se siembra, si está húmedo, el disco no trabaja bien. Otro problema que tienen es que cuando la paja (que es picada por la cosechadora e incorporada como materia orgánica a la tierra) no se ha descompuesto bien y está húmeda, el disco en muchas ocasiones no es capaz de clavar en la tierra y la semilla se queda demasiado superficial. No es necesario comentar que para terrenos con mucha piedra, la reja trabaja mucho mejor al penetrar mejor entre las piedras que el disco. Otra factor a tener en cuenta es el mantenimiento de la sembradora. Las de discos llevan mucho más mantenimiento que la de rejas ya que los desgastes son mayores pasados unos años de trabajo.
Como os decíamos, los costes suelen ser menores ya que las tareas de preparación de suelo se eliminan por completo. Es cierto que el uso de herbicidas para controlar las malas hierbas aumenta, por lo que hay que tener un control de su uso para no aumentar los gastos y la contaminación. Daniel hace un tratamiento con herbicida justo antes de sembrar para así eliminar las pocas malas hierbas que han podido nacer con las lluvias de otoño. Si no llueve, la recomendación es esperar las lluvias o sembrar lo más tarde posible para poder hacer una purga de malas hierbas antes de la sementera.

English version.