Cerea. ¿Qué precisión necesitas para tus trabajos?

La evolución del sistema de auto guiado Cerea ha ido en ascenso constante desde sus inicios. Existen diferentes antenas GPS que ofrecen una gran variedad de opciones para el  agricultor,  con el fin de ayudar al agricultor a elegir el mejor equipo de autoguiado para cada agricultor dependiendo de sus necesidades. Con este objetivo, el pasado 31 de agosto  Twin’s Farm organizó una pequeña demostración en nuestro pueblo (La Alberca de Záncara – Cuenca) con las opciones, referentes a precisión de trabajo, de auto guiado que Cerea dispone actualmente. Cabe señalar, que a mayor precisión de trabajo, el error de posicionamiento es más pequeño, pudiendo estar desde unos 15cm hasta los 2,5cm dependiendo del equipo utilizado. 
Para que el agricultor haga una elección correcta de la antena GPS en su auto guiado Cera, es muy importante que el uso que le va a dar al autoguiado Dependiendo de las tareas a realizar, la precisión necesaria/requerida puede variar considerablemente y por tanto el equipo más apropiado será diferente para cada agricultor. Con esta premisa, Cerea ofrece diferentes opciones de receptores GPS .
En la demostración que realizamos, de la que podéis ver algunas fotos, nos centramos en presentar las tres opciones que actualmente Cerea ofrece:
  • Antena Novatel Ag-Star.
    • Receptor GPS de simple frecuencia.
    • Precisión de 10-20 cm de error máximo entre pasadas (realizadas en menos de 20 minutos).
    • Trabaja en autónomo (solo cobertura satelital): DGPS.
    • Una opción ideal para todos los trabajos de cereal. 

  • Antena Navilock GNSS activa IP67 y Modulo RTK Ardu Simple RTK2B ZED-F9P.
    • Receptor GPS de doble frecuencia.
    • Placa electrónica que realiza los cálculos para trabajar con correcciones RTK.
    • Ante perdidas de cobertura de telefonía, mantiene la precisión durante 1 minuto.
    • Distancia máxima a la estación base de 30-40 km.
    • Precisión: 1cm de error el 65% del tiempo conectada a una red de estaciones + 1 cm cada 10 km de distancia a la estación base.
    • No se puede trabajar en autónomo (necesita cobertura satelital y telefónica): RTK.

  • Antena Hemisphere A222.
    • Receptor GPS de doble frecuencia.
    • Ante perdidas de cobertura de telefonía, mantiene la precisión durante 10 minutos.
    • Distancia máxima a la estación base de 50-60 km.
    • Trabaja en autónomo (DGPS) y con cobertura telefónica (RTK).
    • La precisión en autónomo es de 10-15 cm entre pasadas realizadas en menos de 10 minutos.
    • La precisión en RTK es de 0,8 cm + 0,5 cm por cada 10 km de distancia a la estación base.
Las demostraciones en campo las hicimos con dos tractores que llevaban máquinas de sembrar ajos JJ Broch. El tractor Landini llevaba  instalada la antena Hemisphere A222 y el New Holland el Módulo RTK Ardu Simple RTK2B ZED-F9P. Los dos tractores utilizaron una sembradora de ajos ya que la demostración estaba muy enfocada a la tarea de siembra de ajos, que es el cultivo más importante en nuestra zona que a su vez requiere de cierta precisión. El ajo es un cultivo que se siembra en hileras a una distancia entre hileras de 45cm. Además, es un cultivo que unos meses después de su plantación hay que surcar, por lo que es muy importante que los cierres entre pasadas estén muy bien distanciados (si tenemos un cierre más estrecho de lo normal tendremos problemas para que el cultivador trabaje). De igual forma, los cierres entre pasadas también son importantes a la hora de la recolección cuando se trabaja con máquinas de dos o cuatro surcos (trabajan a la vez con hileras de diferentes pasadas). Otro cultivo similar podría ser maíz o girasol, aunque en estos cultivos la distancia entre hileras es mayor y por tanto la precisión necesaria es menor.
Los agricultores pudieron ver los tractores trabajando con diferentes configuraciones y la verdad que el resultado fue muy gratificante ya que todos quedaron muy contentos viendo el buen trabajo realizado por el sistema de auto guiado Cerea.
English version.

Plantando cebollas

Uno de los cultivos que se planta en esta época del año, la primavera, es la cebolla. La pasada semana estuvimos con nuestro amigo César Luis (de Las Pedroñeras) en una de sus parcelas donde estaban plantando cebollas y la verdad es que la herramienta a utilizar llamada “pico pato” y la técnica a aplicar resultó bastante curiosa como podéis ver en nuestras fotos y en este vídeo que hemos encontrado buscando en internet.
Las cebollas llegan a la parcela desde el invernadero en bandejas de 448 plantas (también pueden servirse en bandejas de 1.000 plantas y 724 plantas). César solo tenía bandejas de 448 plantas. La cantidad de plantas necesarias para una hectárea suele estar alrededor 200.000 plantas (unas 450 bandejas por hectárea). Esta cantidad puede variar según la distancia entre plantas ya que la distancia entre surcos es fija (45cm). Como podéis ve en las fotos, los operarios tienen un tubo que termina en punta por donde van echando las plantas que quedan plantadas en la tierra. Una persona puede plantar unas 90 bandejas (unas 40.000 plantas) en un día. El precio que cobran por este trabajo está en torno a 1,6€/bandeja y el precio que César Luis paga al invernadero por la planta es de 0,009€/planta.
Pero antes de poder plantar la cebolla, primero hay que preparar muy bien la tierra y hacer un buen abonado. César Luis en esta ocasión ha echado 250kg/ha de abono Entec 20-10-10. Después de las tareas de plantación es necesario dar un riego de unas 4 horas (por aspersión) para que no tenga perdidas de plantas y las raíces puedan agarrar bien. Otra tarea que hay que hacer justo después de plantar y regar es la de los tratamientos fitosanitarios en los que se aporta enraizante y dimetoato. Estos tratamientos fitosanitarios son muy importantes ya que la planta viene cortada del invernadero. En esos cortes que tienen las hojas se puede introducir algunas enfermedades bastante peligrosas, por lo que tiene que realizar unos 4 tratamientos fitosanitarios durante el primer mes.
Una vez que ha pasado el periodo de los tratamientos fitosanitarios y que aumenta el calor debido a que estaríamos en el mes de junio, los riegos se hacen prácticamente constantes ya que la cebolla es un cultivo que necesita mucha agua. El objetivo final es tener una producción de unos 90.000 kg/ha que junto a un precio razonable (unos 0,12€/kg) hagan de esta opción un cultivo atractivo. Este cultivo tiene fama de tener unos precios muy variables donde hay años que se puede ganar dinero pero otros se puede perder mucho.

Riego de implantación

La semana pasada terminamos uno de los objetivos que nos habíamos fijado hace unos años: terminar de plantar todas las olivas que teníamos planificadas. En total unas 2.500 olivas en 14ha a un marco de plantación de 7×7 metros y 8×8 metros. Aquí podéis ver algunos artículos que hemos publicado sobre las formas de plantación que hemos utilizados: método tradicional y usando GPS.
Una vez terminada la última fase de plantación (en torno a 1.000 olivas), hicimos el riego de implantación. Es un riego que más que por las necesidades hídricas en sí, es por la acción mecánica de compactación y eliminación de aire en el subsuelo que ayuda a la raíz a ligarse bien a la tierra. La dosis de agua que utilizamos fue entorno a unos 10 litros/oliva. Tal vez un poco baja la cantidad de agua utilizada (una dosis ideal sería de unos 40 litros/oliva), pero las limitaciones de tiempo muchas veces son las que mandan. En este riego de implantación también aprovechamos para introducir ácido fosfórico y ácidos húmicos que sin duda ayudarán al principal objetivo: no perder ninguna oliva que se ha plantado y tener un suelo rico alrededor de cada oliva.
La siguiente tarea después del riego de implantación es pasar el cultivador para poder tapar la tierra que se ha mojado en el riego y así evitar la evaporación que se pueda producir por las altas temperaturas que estamos sufriendo durante estos días y aprovechar para quitar el surco que ha creado la máquina de plantación y así tener la parcela nivelada.
Por cierto, tuvimos la visita de los pequeños de la casa que son grandes aficionados al olivar y a la maquinaria agrícola en general… que buena mañana pasamos con ellos. Y otro momento para el recuerdo fue la comida en el Restaurante El Bodegón junto a la gente de la empresa de servicios agrícolas “Los Mudis” (de Las Pedroñeras – Cuenca) que nos han hecho toda la plantación del olivar con una gran profesionalidad. ¡Sin duda, una jornada muy divertida!

Sembrando titarros en siembra directa

Con esta entrada terminamos con la época de sementera a la que le hemos dedicado las dos entradas anteriores del blog. En esta ocasión nos centraremos en la siembra directa (recordad que hemos hablado de la preparación de la cama de siembra y de las diferentes técnicas de siembra). Nuestro amigo José Vicente nos vuelve a enviar unas fantásticas fotos de sus trabajos de siembra directa de titarros con la sembradora Solá SD1504.
Según nos comenta, en la finca hacen siembra tradicional para los cultivos que van a cosechar para grano y siembra directa para los cultivos de forraje y ensilado. En este sentido los cultivos que normalmente tienen con siembra directa son los titarros y cebada. El rendimiento es mayor con siembra tradicional aunque para ensilados y forrajes la siembra directa tiene bastantes ventajas. Al ser estos cultivos para forraje, no les importa mucho que puedan tener más malas hierbas que cuando cosechan para grano, por lo que alcanzan un ahorro considerable al reducir las tareas de arado y los tratamientos fitosanitarios (necesarios para mantener limpio el cultivo durante el año). En la finca, hay una gran explotación caprina que alimentan en gran parte con el ensilado y forraje obtenido de los cultivos en siembra directa.
En esta ocasión, José Vicente está sembrando titarros con una dosis de 150 kg/ha. La sembradora tiene un ancho de trabajo de 6 metros y una capacidad de tolva de 7.100 litros, por lo que esta tolva le permite sembrar 25 hectáreas de este cultivo sin recarga… casi una buena jornada de trabajo.