New Holland T7.315 Heavy Duty PLM Intelligence

Comenzamos con tareas nuevas en el campo a la vez que el tiempo comienza a cambiar. Las lluvias este año no terminan de llegar pero confiamos que lleguen pronto y podamos tener una sementera y sobre todo una nascencia dentro de la normalidad. 

Una vez terminada la recolección toca comenzar con la preparación de suelo para sembrar el próximo cultivo. Como ya hicimos el año pasado con el nuevo Deutz-Fahr 8280 TTV Agrotron, nos fijamos el objetivo de poder probar otro de los grandes del mercado, por lo que en esta ocasión hablamos con nuestro concesionario New Holland (Tajada Barrio) para poder trabajar unas horas con el nuevo New Holland T7.315 Heavy Duty PLM Intelligence. Ya habíamos visto varios vídeos de este tractor y teníamos muchas ganas de verlo en el campo… hemos de confesar que fue una mañana super divertida con un tractor muy bien terminado. Fue todo un placer trabajar en la cabina de este tractor (que es la gran novedad respecto a series y modelos anteriores), además de ser un tractor que responde muy bien en besana y en cabeceros contamos con un cultivador Gil que iba dejando el terreno en perfectas condiciones. 

Pensamos que tal vez no pudimos ver las prestaciones que puede dar un tractor así, ya que pensamos que el apero era algo pequeño así que esperamos tener alguna otra ocasión donde realmente lo podamos poner a prueba con un remolque autocargador, una empacadora gigante, una grada rápida, sembradora o chisel rastrojero grande o, incluso, un buen triturador de piedras… esperamos la ocasión para verle sudar porque la verdad es que el tractor iba bastante relajado. 

Como hacemos en otras ocasiones, os mostramos las características que consideramos más importantes en el New Holland T7.315 Heavy Duty PLM Intelligence

  • Motor Nef de 6 cilindros, 6.728 cm3 y Fase V gracias al sistema HI-eSCR 2 ECOBlue™. (reducción catalítica selectiva).  
  • Potencia máxima de 313 CV.    
  • Par máximo de 1.282 Nm a 1.400 r.p.m. (reserva de par del 28%). 
  • Depósito de diésel de 630 litros y 96 litros de adBlue.  
  • Transmisión continua Auto Command™ (4 gamas mecánicas).  
  • Velocidad máxima de 50 km/h a 1.600 r.p.m. y 40 km/h a 1.300 r.p.m.        
  • Elevador trasero de hasta 11.058 kg (elevador delantero de hasta 6.016 kg).  
  • 4 velocidades de TDF trasera y 2 velocidades de TDF delantera.  
  • Bomba hidráulica de hasta 220 l/min (centro cerrado con línea sensora).  
  • Distancia entre ejes: 2.995 mm.    
  • Peso máximo admisible total: 16.800 kg.  
  • Peso en vacío: 10.500 kg.  
  • Cabina: 
    • Nuevo reposabrazos Sidewinder™ con 10 botones configurables (nuevo joystick CommandGrip™). 
    • Nuevo monitor IntelliView™ de 12 pulgadas. 
    • Ordenador de abordo (salpicadero): Infoview™ o Centreview™. 
    • Sistema de giro automático en cabeceros Intelliturn™. También acompañado del sistema de giro variable Customsteer™ y la secuencia de giros en cabeceros HTS II. 
    • 24 faros led de trabajo. 
    • Sonoridad: 66dBA. 
    • Sistema MyPLM®Connect: conexión vehículo-concesionario-oficina.

English version.



Días de siembra de cereales. Sembradora XL

Después de los trabajos de preparación de suelo que hemos ido mostrando en las últimas entradas, cambiamos de tercio y toca rematar la faena con los trabajos de siembra de cereal. Nuestro amigo Fernando Martín (Medina de Rioseco – Valladolid) nos envía algunas fotos de sus dos nuevas máquinas: tractor John Deere 6250R y sembradora Gil Airsem XL… muy buena elección, ¡así si se puede trabajar! 

Nos llama la atención, como sobre todo en Castilla y León, la tendencia es a utilizar máquinas cada vez más grandes, cosa que por ejemplo, en nuestra zona no es así y en gran medida se siguen conservando las sembradoras de tres metros de trabajo y tractores pequeños para los mismos trabajos de cereal… es cierto que para nosotros el cereal no es el motor de la economía (es el ajo morado) y por tanto no se invierte en el cereal con la misma intensidad que en zonas en las que solo hay cultivos extensivos de cereal. En este caso nos hemos centrado en la sembradora, pero podemos extenderlo a cualquier otro apero, como puede ser el rodillo, pulverizador, abonadora, etc. En nuestra zona lo normal son rodillos de 4 metros, pulverizadores de 12 metros y abonadoras sencillas incluso de un solo plato… máquinas que por el centro-norte de España están prácticamente en desuso e incluso desapareciendo. 

Como nos cuenta Fernando, lo que podemos destacar de la nueva sembradora Gil Airsem XL sería: 

  • Permite tener una gran autonomía con los 6.000 litros de tolva que tiene. Para ellos es una gran ventaja ya que las tareas de siembra siempre hay que hacerlas en el menor tiempo posible.  
  • Sembradora combinada, es decir, puede aplicar abono y semilla a la vez o solo semilla.  
  • Máquina ISOBUS. Va conectada al monitor del tractor y va integrado el control de la sembradora con el sistema de autoguiado del tractor. Hace que el control de dosis variables (distribuidor con motor eléctrico), etc sea muy sencillo.  
  • Ancho de trabajo de 7 metros que le permiten sembrar gran cantidad de hectáreas en un día y poder plegar a 3 metros de ancho para el transporte. 
  • Se puede configurar para siembra convencional y siembra directa usando rejas. 

A modo de conclusión ¿Qué opinión tenéis acerca de realizar grandes inversiones en las distintas máquinas agrícolas?  ¿Hacéis algún análisis de inversión y amortización antes de realizar una compra de maquinaria de este tipo?  

English versión.

Días de siembra con la Airsem DM

 En las últimas semanas hemos publicado entradas dedicadas a la preparación de suelo con el objetivo de tener el terreno listo (cama de siembra) para la siembra convencional que nosotros practicamos (en nuestra zona nos atreveríamos a decir que todos los agricultores así lo hacen). En el mes de mayo decidimos cambiar la sembradora que teníamos (Solá Neumasem 799) por una Gil Airsem DM 6040 (también estuvimos valorando la compra de una sembradora Aguirre). Después de los trabajos de siembra durante los dos últimos meses, la conclusión es que ha sido un cambio completamente acertado y no es porque la Solá no sembrase bien, el problema que teníamos era que se trataba de una máquina muy pesada para nuestro tractor. 

La sembradora Gil Airsem DM es un modelo nuevo que el fabricante español «Sembradoras Gil»   ha lanzado al mercado para poder usarla en siembra directa, mínimo laboreo o siembra convencional. La gran diferencia para cada una de esas técnicas de siembra es el muelle que se utiliza en los brazos. En nuestro caso, va configurada para siembra convencional. Las principales características del modelo que tenemos nosotros son:  

  • Ancho de trabajo: 6m. 
  • Distancia entre surcos: 15cm (40 chorros). 
  • Tolva de polietileno de 2.000 litros. 
  • Turbina mecánica a 1.000 r.p.m. 
  • Distribuidor mecánico. 
  • Ancho de transporte: 2,5m. 
  • Peso de la máquina en vacío: 1.600kg. 
  • Tren de siembra de 4 filas. 
  • Cuatro ruedas de control de profundidad. 
  • No incorpora preparador. 

Una vez terminadas las tareas de siembra, tanto de cereal como de leguminosas, las sensaciones que hemos tenido han sido muy positivas. La máquina es ligera pero muy robusta por lo que nuestro tractor (Deutz-Fahr M600 Agrotron) trabaja muy bien con ella. El control de profundidad es muy sencillo y eficaz y la adaptación al terreno de toda la máquina es fantástica, por lo que estamos teniendo unas siembras con nascencia muy uniforme y rápida. Como ya hemos indicado en alguna otra ocasión, lo ideal para la semilla es que se entierre solamente en torno a 3cm (debe quedar muy superficial). El acceso al sistema de pesado es muy accesible y calcular la dosis de semilla es rápido: solamente consiste en girar la rueda del distribuidor 7 vueltas y multiplicar por 100 el peso de la cantidad de semilla obtenida. Con eso tendremos los kg/ha que vamos sembrando… es super preciso.

También tenemos que indicar que algunas cosas son mejorables (teniendo en cuenta que son cosas mínimas) y que tal vez serían tareas a tener en cuenta para el futuro. Estas podrían ser: 

  • Eliminar las tapas de la tolva por otra solución más accesible (como podría ser una lona): no son cómodas para abrirse y además dificultan mucho la descarga de la semilla por su gran altura.
  • Actualizar las funcionalidades del ordenador: tiene que tener avisos más contundentes cuando, por ejemplo, olvidas conectar la turbina o se vacía la tolva.

English version.


Sementera 2019. ¿Disco o reja?

«Que la siembra directa está muy consolidada en muchas zonas de España» es un hecho. Y que casi con todos los agricultores con los que hablamos y practican esta técnica de siembran están contentos con los resultados es también un hecho. Por tanto, lo que no entendemos es por qué no está completamente consolidada en todas las zonas… puede que la clave de esto sea que no todas las zonas tienen las mismas características de terreno, climatología, etc. o incluso la cultura de los agricultores frente el cambio, ya que es necesario tener una mentalidad abierta y estar dispuestos al cambio. Algunos agricultores se quedan a mitad de camino y hacen mínimo laboreo, que también puede ser una solución buena.
Como ya hemos dicho en varios artículos dedicados a la sementera, en nuestra zona nadie practica la siembra directa, por lo que nos hemos ido a hablar con nuestro amigo Fernando (de Medina de Rioseco – Valladolid) y Daniel (de Barchín del Hoyo – Cuenca). Nuestros dos amigos son grandes agricultores, con explotaciones amplias de cientos de hectáreas en cultivos extensivos que practican siembra directa desde hace varios años. La conclusión que sacan es que los resultados son muy similares a los de la siembra tradicional y los costes son bastante menores, sobre todo costes en maquinaria agrícola y tiempo ya que los trabajos de preparación de suelo se eliminan y las tareas se limitan a sembrado, abonado y pulverización.
Uno de los dilemas para el agricultor que quiere hacer siembra directa es la elección de la sembradora y por tanto si es una sembradora de discos o de rejas… que a su vez es una pieza clave en esta técnica de siembra. Fernando trabaja con una sembradora Gil de discos y una sembradora Solá de rejas. En su terreno, la sembradora de discos trabaja mucho mejor ya que hace una conservación perfecta de la capa superficial de la tierra donde se deja la semilla (el disco abre el terreno, deposita la semilla y se cierra… una operación similar a la realizada por un bisturí). Fernando observa que la sembradora de rejas rompe más el terreno y en sus parcelas la semilla tarda más en germinar. Otra de las ventajas que las sembradoras de siembra directa con discos tiene es que se puede utilizar menos dosis de semilla ya que la nacencia es mucho más optima al llevar, en el tren de siembra, las ruedas que van aprentando la tierra y la semilla. Esta acción garantiza la mínima pérdida de semilla. Además de eso, al ir cada cuerpo o surco independiente, la profundidad de la semilla es muy pareja en todos los surcos, regulando dicha profundidad de forma muy sencilla. Por contra, al mantener la capa vegetal y no hacer nada de alzado de rastrojos, los topillos campan a sus anchas y en algunas zonas el problema se está convirtiendo en algo muy serio.
Por otro lado, Daniel nos comenta que para él la sembradora de rejas es la ideal, ya que suelen tener mucho terreno arcilloso y cuando se siembra, si está húmedo, el disco no trabaja bien. Otro problema que tienen es que cuando la paja (que es picada por la cosechadora e incorporada como materia orgánica a la tierra) no se ha descompuesto bien y está húmeda, el disco en muchas ocasiones no es capaz de clavar en la tierra y la semilla se queda demasiado superficial. No es necesario comentar que para terrenos con mucha piedra, la reja trabaja mucho mejor al penetrar mejor entre las piedras que el disco. Otra factor a tener en cuenta es el mantenimiento de la sembradora. Las de discos llevan mucho más mantenimiento que la de rejas ya que los desgastes son mayores pasados unos años de trabajo.
Como os decíamos, los costes suelen ser menores ya que las tareas de preparación de suelo se eliminan por completo. Es cierto que el uso de herbicidas para controlar las malas hierbas aumenta, por lo que hay que tener un control de su uso para no aumentar los gastos y la contaminación. Daniel hace un tratamiento con herbicida justo antes de sembrar para así eliminar las pocas malas hierbas que han podido nacer con las lluvias de otoño. Si no llueve, la recomendación es esperar las lluvias o sembrar lo más tarde posible para poder hacer una purga de malas hierbas antes de la sementera.

English version.