Olivar (I). Poda de aclareo

En los dos siguientes artículos trataremos las tareas de poda en el olivar: poda de aclareo y poda de formación. En esta ocasión, hablaremos de la poda de aclareo (también llamada poda de producción) que hemos realizado a los olivos que están en plena producción. Estas tareas son recomendadas hacerlas cuando la actividad vegetativa del árbol sea mínima, cosa que ocurre entre los meses de enero a abril. Con las tareas de poda ayudamos a prevenir el envejecimiento prematuro del árbol, además favorecemos el renovar las ramas eliminando ramas viejas y creamos un crecimiento equilibrado. Nosotros podamos los olivos cada dos años y hacemos coincidir la poda con el año que más cosecha tiene (recordar que son árboles que normalmente tienen buena producción cada dos años). De esta forma ayudamos a que el año que menos rendimiento genera sea menos agresivo para el árbol. 
La poda de aclareo consiste en seleccionar las ramas que se van a eliminar con el objetivo de que el aire y la luz puedan entrar por todas las partes del olivo. El olivo, para su desarrollo y buena producción, necesita gran cantidad de luz solar, por lo que cuando tiene demasiadas ramas genera sombra entre ellas y esto puede ser perjudicial para su rendimiento. Hay que tener cuidado si eliminamos demasiadas ramas ya que la luz podría dañar el tronco por insolación. También aprovechamos esta tarea para formar la copa del árbol y así tener todos la misma forma, evitando que las ramas se queden a mucha altura y podamos tener problemas en la recolección (recordar que realizamos una recolección manual). 
Una vez se ha terminada la poda, hay que recoger todos los residuos generados. Estos, antiguamente, se solían eliminar con fuego pero en los últimos años está predominando la opción de picar esos residuos con el objetivo de volverlos a incorporar a la tierra como materia orgánica. 
Después de la poda, lo ideal es curar las cicatrices que se han generado con los cortes mediante tratamientos fitosanitarios. Las heridas son las principales entradas de bacterias al árbol… pero de esto hablaremos en futuros artículos.

English version.

Plantación de pistachos: Paso a paso

El pistacho sigue de moda. Que sea o no “burbuja” se verá en unos años. Nuestros amigos Rafa, Fran e Iñaki se han lanzado a la aventura y nos cuenta sus experiencias. Después de buscar el terreno ideal, informarse y hacer varios cursos sobre el cultivo del pistacho, se lanzan a la aventura de plantar unas 4 hectáreas, que supone unos 750 plantas de pistacho injertado. 
La parcela es de secano, por lo que el marco de plantación ha sido de 7×7. Han utilizado el portainjertos de variedad corrnicabra, que suele ser ideal para estas condiciones de terreno con mucho estrés hídrico (poca agua). El porta injertos UCB1 es mucho más vigoroso pero necesita muchísimas agua y abono. Como variedad han elegimos la Kerman con macho polinizador Peter en proporción 1/9 que es, según los libros, el macho que más solapa su época de polinización. También han metido algún macho de la variedad Aegino para asegurar mayor tiempo de polinización solapadas. 
A la hora de comprar la planta, tienes que tomar una decisión que será muy importante a largo plazo: 
  1. Ir por “la opción barata” y paciente de poner plantoncillo de cornicabra (coste desde 0,5€ a 1,5€). Esperar al menos un par de años a que cogieran calibre para comenzar con las labores de injerto sobre ellas. Sumarle al menos otro par de años a que todas las plantas te hayan injertado con una media de 3 intentonas de injerto/planta. Ya estás en casi 5€/planta de coste y lo más importante es que “han pasado 4 años hasta que puedes decir que tu campo es de pistachos”.
  2. La “opción cara” que a la postre fue la elegida. Compraron la variedad de pistacho ya injertada con dos verdes sobre el pie de cornicabra, (el precio es de 10-12€/planta). Te aseguras desde el momento de la plantación que toda tu parcela sube igualada (salvo lógicamente las marras, que si es planta de garantías no deben ser más del 2-5%)…piensan que con ello van a ganar un par de cosechejas de adelanto sobre la opción 1ª que les devolverán con creces el sobrecoste inicial.
Con la planta ya encargada, antes de plantar es muy importante hacer un análisis de tierras para descartar la presencia de verticilo, letal para este cultivo. A la vez, hay que pasar el subsolador varias veces para tener un buen desfonde. También, hay que comprar los tutores (bambú, madera, pvc, hierro, aluminio,…) y los protectores (normalmente de plástico de 70cm de altura cuando es la planta injertada y malla cuando se trata de portainjertos). Importantísima es la selección del tutor ya que serán muchos años los que tiene que estar cumpliendo su función. En el caso de Rafa, Fran e Iñaki,  compraron tubo hueco de acero galvanizado recuperados de un riego por aspersión, de 225cm de alto y 24mm de diámetro. Para el pistacho, el tutor tiene que asegurar no menos de 6-8 años de buen soporte y gran altura ya que a los machos hay que hacerles las cruces altas, a no menos de 1,8m… por ello descartaron los de bambú o madera. 
Para terminar las tareas de plantación hay que dar un riego de implantación; le proporcionaron más de 40l/árbol, más que por las necesidades hídricas en si, por las acción mecánica de compactación y eliminación de aíre en el subsuelo a la vez de ayudar a que la raíz desnuda de la planta se ligase lo antes y mejor posible con el terreno. 
Con respecto a la venta del producto final, los precios medios rondan los 5 €/kg de pistacho abierto aunque los últimos años se han pagado incluso a 8 €/kg.  Ahora hay que ver cuando se amortiza esta instalación, 7, 8, 10 años… ¡veremos!
 

Villoruela: Su siembra de patatas

Ya hablamos en verano sobre las tareas de recolección de la patata. En esta ocasión hemos vuelto a hablar con nuestro amigo Jose María para que nos comente las peculiaridades de las tareas de sembrar patatas… ¡comenzamos!La preparación del terreno es un punto muy importante antes de comenzar a sembrar patatas. El terreno tiene que estar lo más molido posible (para ello utilizan normalmente gradas rotativas). El objetivo es que no existan gasones que se puedan clavar en la piel de la patata. También es importante tener una buena cama de siembra a la hora de la recolección. Si hay gasones, el cribado y limpieza de la patata es mucho más difícil y por tanto habrá patatas con más heridas y desperfectos.

Una vez que la tierra está lista para sembrar, hay que preparar la semilla. En este sentido, se pueden utilizar diferentes calibres (tamaños), aunque los más normales son de 28mm-35mm, 35mm-45mm y 45mm-55mm. Jose María utiliza el tamaño pequeño ya que no parte la patata. La pregunta típica en España es ¿partimos la patata para sembrarla o no la partimos? El partir la patata solo se hace en España y el principal objetivo es ahorrar semilla. La patata nace perfectamente si está partida, pero tenemos el riesgo de transmitir enfermedades en la máquina que se encarga de partirlas. Normalmente, si el calibre de semilla es grande, se suelen partir… con eso se consigue comprar una semilla más barata (los calibres pequeños son más caros ya que son más complicados de conseguir) y además se multiplica la semilla al partirlas. El precio de la semilla para calibres pequeños suele estar en torno a 1,2 €/kg.

En cuanto a dosis de semilla, se suele utilizar unos 1.100 kg/ha que suelen ser unas 42.000 patatas/ha del calibre 28mm-35mm. Cada kilogramo de patatas sembradas suele producir unos 45 kg… más concretamente cada patata suele producir unas 15 patatas.

Como veis en las fotos que nos envía José María, utiliza una sembradora Grimme GL-34 de 4 surcos que dispone de una tolva de 1.200 kg con la que siembra unas 10 ha/día a una velocidad de unos 7 km/h. La distancia entre surcos es de 75cm y la patata queda enterrada unos 10cm. La sembradora dispone de un sistema para inyectar un insecticida de larga duración para prevenir los escarabajos de la patata. Este insecticida es efectivo durante toda la vida de la planta. La distancia entre surcos es importante ya que la planta necesita bastante espacio para desarrollarse. Si la patata no está cubierta se pone verde. Además la producción es bastante numerosa como ya hemos comentado.

Este año se está retrasando las tareas de siembra debido a las lluvias, por lo que seguramente generará una perdida de producción ya que el ciclo de las plantas se verá afectado… no se puede retrasar mucho la recolección ya que podrías entrar en fechas con meteorología complicada también.

Las patatas tardan unos 20 días en nacer y hasta que no tienen unos 15cm de altura no se comienzan a regar… de todo esto hablaremos más adelante.

English version.

Cultivadoras de mayor duración

Siempre que visitamos el stand de Bellota Agrisolutions en FIMA nos quedamos sorprendidos. Sin duda alguna, este es uno de los stands más interesantes de la feria por todas las novedades que presentan, sin olvidar el grato y profesional recibimiento que siempre tenemos del personal de Bellota. En esta ocasión nos resultó muy interesante conocer las nuevas cultivadoras de mayor duración, que garantizan un ancho de labor y ángulo de ataque constante durante toda la vida de la cultivadora (en algunas zonas de España llamada golondrina). Estas piezas se usan mucho por los agricultores españoles, por lo que creemos que será interesante conocerlas. 
Bellota ha rediseñado las nuevas cultivadoras 1512, 1513 y 1599 para que tengan una mayor duración. Por un lado, se ha rediseñado la forma de las alas para que según se van desgastando se mantenga el ancho de labor (el ancho de trabajo no varía en toda su vida). Con unas alas de más de 4cm de ancho, se garantiza que la pieza siempre mantendrá el ancho de labor según se vaya trabajando para una labor homogénea y constante en el campo.  El doble nervio, de más de 2,2 cm de espesor y 8,5 cm de largo, garantiza no sólo una mayor duración de la pieza, sino también que se mantenga el ángulo de ataque y que la cultivadora siempre mantenga la punta para entrar bien en la tierra con el menor esfuerzo al labrar. Se dispone de tres modelos (pintadas en negro epoxi): 1512 y 1599 (ángulo de ataque de 47º) y 1513 (ángulo de ataque de 35,5º) con anchos de labor de 18,5cm, 23cm y 27,5cm. 
Las cultivadoras 1512 y 1599 (con ángulo de ataque de 47º) son ideales para trabajos que requieren poca profundidad. Para trabajos con mayor profundidad, la golondrina 1513 es la recomendada gracias a su ángulo de ataque de 35,5º. Además de todo eso, incorporan un nuevo diseño para que los dos tornillos que fijan la pieza en el brazo queden más protegidos a su desgaste. Gracias a un avellanado más profundo, los tornillos estarán siempre protegidos (la cabeza de estos queda embutida en la pieza taladrada). 
Por tanto, las dos características más importantes a tener en cuenta serían:
  • Más constancia (ancho de labor constante). El nuevo diseño de las alas de la cultivadora lo hace único dado que a medida que la pieza se desgasta, el ancho de labor se mantiene constante (18,5cm, 23cm o 27,5cm). Con el nuevo diseño y ancho de ala, se garantiza que a medida que se vaya desgastando la pieza, la cultivadora siempre trabaje al mismo ancho de labor, obteniendo así un trabajo homogéneo y constante.
  • Más preciso (doble nervio). La punta de la cultivadora es muy importante para garantizar el ángulo de trabajo, dado que es la primera zona que se desgasta. Para hacerlo más resistente, estas cultivadoras están forjadas con nervio superior e inferior. Así se consigue que la zona más crítica de la golondrina, la punta, tenga más de 2cm de espesor.

English version.

Vídeo:

Fotos: