Surcando ajos morados

Volvemos con uno de los cultivos favoritos nuestros, aunque nosotros llevamos sin cultivarlos desde el año 2014. El ajo morado es el cultivo más importante para el motor de la economía de nuestra zona y como tal es un cultivo que se mima, dado que su rentabilidad es muy interesante y por tanto la calidad del producto tiene que ser máxima para alcanzar dicha rentabilidad. En esta ocasión visitamos a nuestro amigo Julián de la Fuente, un buen agricultor que tiene una importante explotación ajera… y viendo el vídeo una maquinaria de primera.

Nos interesaba ver a Julián trabajando en plena faena ya que estaba utilizando el auto guiado John Deere con señal RTK y el surcador del fabricante local J. Quílez… Amén del 6110R que siempre es un tractor con el que se te van los ojos. Trabajar con el auto guiado metido entre surcos de ajos a 45cm es siempre muy curioso de ver trabajar. Por otra parte, ver el surcador J. Quiléz también es interesante ya que está diseñado con tres vibro cultivadores por surcos y sobre todo porque el chasis tiene un sistema que se puede desplazar según vas trabajando. Este chasis se desplaza mediante un sistema hidráulico para así poder corregir posibles errores sobre todo en laderas donde el tractor, debido a las ruedas tan estrechas que tiene, puede sufrir deslizamientos.

Por tanto, el trabajo de surcar es sumamente rápido. fácil y cómodo… recordamos cuando éramos niños que algunos agricultores lo hacían, por ejemplo, con los tractores Astoa… hemos evolucionado mucho desde entonces.

El objetivo de este trabajo es eliminar las malas hierbas de forma mecánica (también se pueden hacer algunos tratamientos fitosanitarios con herbicidas selectivos) y dejar el terreno preparado para que todas las cabezas de los ajos estén bien tapadas. Otros objetivos destacables serían: 

  • Mejora el aireado y la oxigenación de la tierra.
  • La rotura del suelo incrementa el número de macroporos que se encargan de almacenar gases, como por ejemplo el oxígeno, muy beneficioso para las raíces de las plantas. 
  • Permite la entrada de aire desde el exterior, en concreto entra nitrógeno atmosférico. 
  • Si el suelo está muy seco, con elevada filtración de agua, buscamos que retenga un poco mejor el agua y los ajos la asimilen mejor. 
  • Se consigue reducir la diferencia de temperatura entre la noche y el día, lo que contribuye al buen desarrollo del ajo.

Después, se instalará el riego por goteo y prácticamente ya no habrá que pasar a la parcela hasta su recolección.

English version.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.