Olivar superintensivo en secano

Como ya hemos hablado en varios artículos, en nuestra explotación agrícola estamos ampliando el terreno de olivar que tenemos. Desde hace tres años hemos plantado varias parcelas de olivar utilizando un marco de plantación de 7×7 (son parcelas de secano) y variedad Picual. Muchos de los agricultores y seguidores en redes sociales nos han animado a apostar por el olivar superintensivo en secano, por lo que nos hemos ido a preguntar a una de las mejores empresas especializadas en este tipo de cultivos de alta densidad, la empresa cordobesa CBH.
Las principales características a tener en cuenta a la hora de decantarse por un olivar superintensivo en secano podrían ser las siguientes:   
  • Limitado geográficamente a zonas con pluviometría media superior a 400 mm/año.
  • Imprescindible implantación otoñal del cultivo.
  • Densidades de plantación: de 2.000 a 3.500 plantas/ha.
  • La distancia entre las plantas de olivo debe ser de 1 a 1,5 metros.
  • Distancia entre líneas de 3 a 3,5 metros.
  • Setos estrechos (75-80 cm) y no muy altos (2,5 metros), con capilaridad lumínica total y alta eficiencia productiva. Los setos de dimensiones reducidas son de fácil manejo y además hay que tener en cuenta la mecanización total de aplicaciones de productos fitosanitarios, poda y recolección.
  • Alto número de tabiques vegetales por Hectárea.
  • Necesidades menores de agua y nutrientes (árboles de vigor reducido), y menor susceptibilidad a plagas y enfermedades (mayor aireación y solarización).
  • Apto tanto en agricultura convencional como ecológica.
  • Producciones en torno a 7.000 kg/ha.
  • Las variedades más recomendables son Arbequina, Arbosana y Lecciana ya que son variedades con vigor más reducido y alta productividad.
  • Los costes de mantenimiento son bastante inferiores a explotaciones de riego.
Una vez evaluados los puntos anteriores tenemos que tener en cuenta que este tipo de plantación tiene una precoz entrada en producción y por tanto el retorno de la inversión empieza antes (con tres o cuatro años ya se comienza a tener producciones bastante considerables).
La inversión por hectárea está en torno a 4.000-6.000€ según el número de plantas, variedad, forma de la parcela… sin duda alguna es una cantidad a tener en cuenta, aunque la inversión inicial y el coste de mantenimiento, en principio, son bastante buenos por la puesta en producción tan acelerada que tienen estas plantaciones y el gran potencial de productividad que genera.

English version.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *