Olivar (II). Poda de formación

En el artículo anterior hablamos sobre la poda de aclareo que se aplica a los olivos que están en producción. En esta ocasión, abordaremos algunas de las características más importantes de la poda de formación. La poda de formación, como bien indica su nombre, se realiza para formar el olivo. Es a partir del primer año cuando se empieza a realizar este tipo de poda, que concluirá con un árbol perfectamente formado y listo para producir el máximo de kilos de aceituna en años sucesivos.
Esta poda puede ser más o menos agresiva, según el crecimiento del árbol. Si el olivo va creciendo con fuerza, se puede hacer una poda más agresiva, pero si el olivo va creciendo lentamente (normalmente en parcelas de secano), lo ideal es hacer una poda ligera o incluso esperar algo más de tiempo para que el tronco sea más grueso. Al igual que la poda de aclareo, lo ideal es realizarla en la época cuando ya no se den muchos fríos, ya que el árbol se queda desprotegido después de la poda de formación.
En este tipo de podas hay dos técnicas, la primera con despunte del olivo y la segunda sin despunte. Nosotros hemos practicado la segunda técnica, ya que necesitamos que el olivo continúe creciendo sin ramificarse excesivamente. El objetivo principal de esta poda es eliminar las ramas que están en la parte baja del tronco. Con ello el árbol crecerá en su parte alta. A la vez, vamos formando el tronco que será muy importante para aplicar una recolección mecanizada (mediante vibrador-paraguas).
A la hora de eliminar ramas de la parte alta, el objetivo es formar la cruz (primeras ramificaciones) a una altura entorno a un metro, por lo que tendremos que dejar el tronco limpio hasta las primeras ramas que veamos que son similares en grosor que nos indicarán las ramificaciones en el futuro. Se recomienda realizar los cortes a 1cm de distancia del tronco, para que así las cicatrices no sean tan directas en el tronco.
El tema de la poda es un asunto muy discutido, ya que según el agricultor, la zona, el tipo y variedad de árbol hay que aplicar de una forma u otra. De tal manera, lo comentado aquí es lo que nosotros hemos hecho y lo que consideramos más oportuno para nuestra explotación. Seguro que muchos agricultores han hecho otra técnica que deseamos conocer… esperamos vuestros comentarios.

English version.

2 opiniones en “Olivar (II). Poda de formación”

  1. Seguro que hay entendidos que critican lo que hemos hecho; y digo “hemos” porque yo las he podado exactamente igual. Eso si, en mi caso tengo olivas mucho más desiguales a las vuestras, y tengo algunas bastante más grandes que las de vuestra plantación y otras en cambio no he podido podarlas pues están muy pequeñas.
    Lo que he podido comprobar, yo las podé en febrero, es que las podadas han crecido mucho y ahora la diferencia entre las podadas y las no podadas es mucho mayor que hace 3 meses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *