Plantación de pistachos: Paso a paso

El pistacho sigue de moda. Que sea o no “burbuja” se verá en unos años. Nuestros amigos Rafa, Fran e Iñaki se han lanzado a la aventura y nos cuenta sus experiencias. Después de buscar el terreno ideal, informarse y hacer varios cursos sobre el cultivo del pistacho, se lanzan a la aventura de plantar unas 4 hectáreas, que supone unos 750 plantas de pistacho injertado. 
La parcela es de secano, por lo que el marco de plantación ha sido de 7×7. Han utilizado el portainjertos de variedad corrnicabra, que suele ser ideal para estas condiciones de terreno con mucho estrés hídrico (poca agua). El porta injertos UCB1 es mucho más vigoroso pero necesita muchísimas agua y abono. Como variedad han elegimos la Kerman con macho polinizador Peter en proporción 1/9 que es, según los libros, el macho que más solapa su época de polinización. También han metido algún macho de la variedad Aegino para asegurar mayor tiempo de polinización solapadas. 
A la hora de comprar la planta, tienes que tomar una decisión que será muy importante a largo plazo: 
  1. Ir por “la opción barata” y paciente de poner plantoncillo de cornicabra (coste desde 0,5€ a 1,5€). Esperar al menos un par de años a que cogieran calibre para comenzar con las labores de injerto sobre ellas. Sumarle al menos otro par de años a que todas las plantas te hayan injertado con una media de 3 intentonas de injerto/planta. Ya estás en casi 5€/planta de coste y lo más importante es que “han pasado 4 años hasta que puedes decir que tu campo es de pistachos”.
  2. La “opción cara” que a la postre fue la elegida. Compraron la variedad de pistacho ya injertada con dos verdes sobre el pie de cornicabra, (el precio es de 10-12€/planta). Te aseguras desde el momento de la plantación que toda tu parcela sube igualada (salvo lógicamente las marras, que si es planta de garantías no deben ser más del 2-5%)…piensan que con ello van a ganar un par de cosechejas de adelanto sobre la opción 1ª que les devolverán con creces el sobrecoste inicial.
Con la planta ya encargada, antes de plantar es muy importante hacer un análisis de tierras para descartar la presencia de verticilo, letal para este cultivo. A la vez, hay que pasar el subsolador varias veces para tener un buen desfonde. También, hay que comprar los tutores (bambú, madera, pvc, hierro, aluminio,…) y los protectores (normalmente de plástico de 70cm de altura cuando es la planta injertada y malla cuando se trata de portainjertos). Importantísima es la selección del tutor ya que serán muchos años los que tiene que estar cumpliendo su función. En el caso de Rafa, Fran e Iñaki,  compraron tubo hueco de acero galvanizado recuperados de un riego por aspersión, de 225cm de alto y 24mm de diámetro. Para el pistacho, el tutor tiene que asegurar no menos de 6-8 años de buen soporte y gran altura ya que a los machos hay que hacerles las cruces altas, a no menos de 1,8m… por ello descartaron los de bambú o madera. 
Para terminar las tareas de plantación hay que dar un riego de implantación; le proporcionaron más de 40l/árbol, más que por las necesidades hídricas en si, por las acción mecánica de compactación y eliminación de aíre en el subsuelo a la vez de ayudar a que la raíz desnuda de la planta se ligase lo antes y mejor posible con el terreno. 
Con respecto a la venta del producto final, los precios medios rondan los 5 €/kg de pistacho abierto aunque los últimos años se han pagado incluso a 8 €/kg.  Ahora hay que ver cuando se amortiza esta instalación, 7, 8, 10 años… ¡veremos!
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *